Por el camino del duelo

Imagen de uno de los talleres vivenciales de Bidegin celebrado en Arantzazu./DV
Imagen de uno de los talleres vivenciales de Bidegin celebrado en Arantzazu. / DV

Bidegin celebrará un taller vivencial en Arantzazu del 17 al 19 de noviembre. Desde su nuevo local en la calle Baztán, 13 la asociación ofrece apoyo a personas de todo el territorio

ELI KORTASAN SEBASTIÁN.

Cuando alguien fallece, varias personas de su entorno más cercano entran en duelo, un proceso natural, transformador y de autoconocimiento necesario para adaptarse a la nueva realidad. No se trata de una enfermedad, pero puede derivar en ella si la persona que lo vive no se cuida.

Así lo afirman al menos desde Bidegin, la asociación guipuzcoana que acompaña y asesora en procesos de duelo y enfermedad grave avanzada. Desde 2011 trabajan para dar sustento a cientos de personas que han perdido a su ser querido y desde comienzos de año lo hacen en su nuevo local de Egia, en la calle Baztan, 13. Esta labor la desarrollan gracias a un equipo profesional experto en duelo y otros voluntarios a través de encuentros individuales y grupales, charlas, actividades socio-culturales y talleres, entre otros.

Próximamente, del 17 al 19 de noviembre, esta agrupación celebrará la 12ª edición del taller vivencial 'Por el camino del duelo, de sobrevivir a vivir' en Arantzazu, Oñati. Se trata de una cita en la que se reúnen personas que han perdido a un ser querido y que «se encuentran llenas de dolor», comentan desde la asociación.

El objetivo es que las personas que están pasando por ello «exploren y comprendan» el proceso que deben atravesar, «aceptando su vivencia emocional como una parte natural del duelo».

El taller será dinamizado por Izaskun Andonegi, enfermera paliativista, councelling integrativo relacional en duelo, trauma y pérdidas graves IPIR, y fundadora de Bidegin. La acogida tendrá lugar el viernes 17 de noviembre de 18.00 a 19.00 horas y el cierre será el domingo a las 16.30 horas. Para asistir es necesario inscribirse previamente escribiendo un correo electrónico a info@bideginduelo.org o llamando al 664 125 293 y se recomienda llevar una fotografía u objeto significativo vinculante con la persona fallecida.

Vivencia multidimensional

La tristeza, el abatimiento, la añoranza, el enfado, el miedo, la rabia y la culpa son algunos de los sentimientos que afloran en el duelo. «Todo ello tiene su función psicológica para adaptarse al sufrimiento», explican desde Bidegin.

Y es que no hay que olvidar que «el duelo es una vivencia multidimensional que afecta tanto a nuestro cuerpo físico como a nuestras emociones, a nuestras relaciones, pensamientos, acciones, y a nuestro mundo interior de valores y creencias».

Eso sí, no todos lo viven de la misma manera. Hay quien expresa sus emociones con facilidad y otros, en cambio, evitan el recuerdo doloroso dedicando su tiempo a otras actividades. En ese sentido, remarcan que «no debemos comparar nuestro dolor ni establecer juicios, no hay un duelo peor ni más llevadero que otro».

Por otro lado, al contrario de lo que algunos creen, el duelo no es solo una cuestión de tiempo. «No se supera porque pasen los meses o años, sino porque uno se compromete a realizar un trabajo de duelo. El tiempo por sí solo no nos garantiza que el duelo se resuelva, lo que importa es lo que hagamos con ese tiempo», subrayan desde la agrupación.

Permitirse sentir

Una de las claves para afrontar la pérdida de un allegado es «permitirse vivir todas las emociones, expresar lo que se siente poniéndole palabras», apuntan desde Bidegin. Así, «poco a poco estas emociones van a ir saliendo, dejando todo el espacio que quede al amor y a la gratitud que sentimos hacia esa persona que compartió nuestra vida».

Aunque para muchos parezca imposible recordar al ser querido sin dolor y sin angustia, desde la asociación aseguran que «es posible». E insisten en que «no se trata de olvidarlo, sino de no aferrarse al dolor, darse cuenta de lo que uno está viviendo, darse permiso para sentir, aflojar y soltar el dolor».

Fotos

Vídeos