En camilla y por los aires

Bomberos de Donostia bajaron a un vecino de 150 kilos con una grúa para ir al hospital

El despliegue de los bomberos llamó la atención de muchos vecinos de Gros que vieron cómo la grúa bajaba al afectado.
El despliegue de los bomberos llamó la atención de muchos vecinos de Gros que vieron cómo la grúa bajaba al afectado. / DV
Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

Una ambulancia, dos camiones de bomberos y muchísimos curiosos pendientes de lo que ocurría. Es la escena que se vivió la tarde del pasado martes en el barrio de Gros de San Sebastián. Muchos especulaban con un posible incendio, pero la realidad era bien distinta y poco habitual. Los bomberos acudieron a dar apoyo a un equipo sanitario para poder trasladar a una persona enferma al hospital, ya que debido a su sobrepeso era imposible bajarlo por las escaleras en camilla.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 18.00 horas de la tarde del martes. Una ambulancia acudió a la calle José María Soroa en el barrio de Gros en Donostia, porque un hombre necesitaba ser trasladado al hospital aquejado de una deficiencia respiratoria. Un equipo de sanitarios se trasladaron hasta el lugar, en el número 22 de dicha vía, situado junto al cruce con la calle Marino Tabuyo, cerca de la Avenida de Navarra.

Una vez en el domicilio, situado en la tercera planta, los auxiliares comprobaron que el afectado era un varón de mediana edad que presentaba problemas para respirar y que no podía trasladarse por su propio pie, por lo que debía ser llevado en camilla hasta la ambulancia. Sin embargo, los 150 kilos de peso del hombre hacían imposible la tarea de bajar al paciente tres pisos por las escaleras. Los sanitarios decidieron entonces que debían pedir apoyo a los bomberos.

El teléfono sonó en la sede de Garbera poco antes de las 19.00 horas. El cuerpo de bomberos de San Sebastián movilizó a dos dotaciones, una de ellas equipada con una grúa con un soporte especial para este tipo de actuaciones, que se trasladaron hasta el barrio donostiarra de Gros. Una vez allí, izaron la escala hasta el balcón del domicilio, donde el paciente esperaba a ser transportado. Uno de los bomberos subió en la cesta de la grúa y fue el encargado de anclar la camilla en la que se encontraba el hombre a un soporte multifunción que se utiliza para traslados en zonas de difícil acceso. Una vez asegurado el paciente la grúa comenzó a descender, ante la atenta mirada de numerosos vecinos que seguían la curiosa escena.

Los bomberos tardaron al rededor de media hora en bajar al varón, tras la cual la ambulancia pudo trasladarlo al hospital.

Poco habitual

Para los bomberos de San Sebastián esta no fue una actuación novedosa, aunque sí poco frecuente. Así lo confirma el jefe de bomberos del cuerpo donostiarra, Imanol Andonegi, quien señala que «no es habitual realizar este tipo de servicios, aunque sí que tenemos dos o tres al año de características similares». Casualmente los bomberos de Bizkaia tuvieron que realizar ayer por la tarde una actuación parecida en Galdakao, donde tuvieron que extraer a un paciente de su vivienda para llevarlo al hospital y después volver a introducirlo en su domicilio a través de una ventana.

El varón que tuvo que ser trasladado el martes en Donostia pesaba 150 kilos. En su caso el soporte multifunción de la grúa pudo trasladarle sin problemas «y con total seguridad». Sin embargo, ese elemento tiene un límite de peso. «Depende de muchas cosas, como de cuántas personas vayan en la cesta, pero tiene un límite. Se calcula que soporta algo menos de 300 kilos en total», afirma Andonegi, quien asegura que a pesar de la espectacularidad del traslado, la seguridad está garantizada. «El paciente está totalmente asegurado con un anclaje y además siempre va acompañado de un bombero».

El hombre estuvo acompañado en todo momento. i / Bomberos Euskadi

Fotos

Vídeos