La escuela de teatro Gaztetxo estrena pasado mañana su último musical, Big Fish

El elenco de actores de la escuela de teatro Gaztetxo, preparados para estrenar Big Fish./
El elenco de actores de la escuela de teatro Gaztetxo, preparados para estrenar Big Fish.

El patio de butacas de Salesianos Donostia acogerá la obra los sábados y domingos hasta el 23 de junio

YOLANDA SÁNCHEZSAN SEBASTIÁN.

La fantasía e ilusión vuelven a envolver el patio de butacas de Salesianos Donostia. La escuela de teatro Gaztetxo presenta este sábado su último trabajo, Big Fish, adaptación del musical del mismo nombre estrenado en 2013 en Broadway que recreó sobre el escenario la novela Big Fish: A Novel of Mythic Proportions del escritor estadounidense Daniel Wallace. Tim Burton llevó años antes la historia a la gran pantalla con los actores Ewan McGregor, Jessica Lange y Danny DeVito. La relación de un padre con su hijo y la narración de cuentos mágicos funcionarán como anzuelos para atrapar a los espectadores e invitarles a dejar volar su imaginación. Las sesiones se desarrollarán hasta el día 23 de junio, los sábados y domingos, a las 17:30. Las entradas son gratuitas.

Tras dos décadas representando musicales, los cerca de 80 integrantes de esta agrupación teatral se muestran muy ilusionados por mostrar ante el público esta nueva producción a la que han dedicado numerosas horas de trabajo y esfuerzo. «Big Fish pretende despertar el niño que todos llevamos dentro dejando volar la imaginación y creando historias inimaginables que ensalzan la realidad; consiguiendo, de este modo, un mundo de color donde todo es posible», comenta José Amaia, director de Gaztetxo. Esperan contagiar esa alegría e ilusión a los espectadores desde que deciden acudir a ver la obra hasta que se baje el telón.

El dato

20
Son los años que la Escuela de Teatro Gaztetxo lleva representando musicales.

La obra presenta a Edward Bloom, un padre que relata momentos de su vida añadiéndoles toques fantásticos, y Will, su hijo que siente durante muchos años gran admiración por su padre; pero, con el paso del tiempo, empieza a desconfiar de las historias que cuenta, lo que le lleva a sentirse engañado. Al enterarse de que su progenitor sufre una enfermedad terminal, decide recopilar todas sus historias e intenta descubrir qué hay de cierto en ellas con la intención de llegar a conocer realmente quién es su padre. Amaia explica que esas averiguaciones reflejan «una búsqueda de la felicidad y la necesidad de creer, confiar y querer al otro» y van despertando poco a poco esas emociones.

Como en los proyectos desarrollados anteriormente, Gaztetxo apuesta por un ocio alternativo con educación en valores (amistad, compromiso, respeto, solidaridad...) dirigido a jóvenes. Un espacio donde los chavales y chavalas puedan crecer como personas. En ese reto colaboran desinteresadamente también padres, madres, antiguos alumnos, vecinos y personas ilusionadas con esta labor formando «una gran familia». Los responsables procuran que todos sus participantes estén a gusto y valoran su contribución al proyecto. «Damos mucha importancia a los personajes secundarios para que cojan confianza y desarrollen sus habilidades. Siempre comentamos en el grupo que los pequeños detalles, marcan las grandes diferencias», añade.

Calidad

Todos los miembros de la escuela de teatro trabajan con gran esfuerzo e ilusión por ofrecer un producto de calidad. A lo largo de estos 20 años de trayectoria han ido poco a poco reciclando conocimientos y rodeándose de profesionales del sector con el propósito de mostrar las mejores actuaciones. En Big Fish han vuelto a contar con la colaboración altruista de Nacho Arjona y German Schalatter, del equipo del musical El Rey León de Madrid en los diseños de iluminación y sonido, mientras que en escenografía ha participado Asier Sancho de Txalo Producciones. La traducción de los textos y la grabación de las voces han sido realizadas por miembros de Gaztetxo, al igual que el vestuario, coreografías y resto de atrezzo.

Desde Gaztetxo, animan a ver esta obra «hecha con calidad e ilusión por jóvenes de la ciudad». Recuerdan una frase de la artista estadounidense Maya Angelou que decía: «la gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidará lo que hiciste sentir». «Y eso es lo que pretendemos: hacerte disfrutar, divertirte, emocionarte... desde que reservas la entrada hasta que apaguemos las luces. Sin embargo, todo lo que ves a tu alrededor tiene un coste.

Por eso y para continuar emocionándote, necesitamos tu ayuda, tu donativo», explican. La obra se representará hasta el 23 junio, los sábados y domingos, a las 17:30, en el teatro de Salesianos Donostia en Intxaurrondo con capacidad para 300 personas. Las entradas, gratuitas, se reservan en la página web www.gaztetxo.com. En otoño, realizarán la segunda temporada con otras 14 funciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos