Bera Bera revoluciona su 'District Heating'

Panorámica del barrio de Bera Bera desde la central de Ur Beroa, origen de la red de agua caliente sanitaria y de calefacción que abastece a cerca de 600 viviendas y que próximamente conectará con Pagola. /Fotos: Usoz
Panorámica del barrio de Bera Bera desde la central de Ur Beroa, origen de la red de agua caliente sanitaria y de calefacción que abastece a cerca de 600 viviendas y que próximamente conectará con Pagola. / Fotos: Usoz

El barrio mejorará su red de agua caliente y calefacción y la conectará con las viviendas de Pagola

Dani Soriazu
DANI SORIAZU

Hace ya más de 40 años, cuando casi nadie hablaba de cuestiones medioambientales y el concepto de 'District Heating' era desconocido, las pocas viviendas que conformaban Bera Bera tuvieron la idea de dar forma a este concepto. Aprovechando la orografía de la zona, en forma de valle, decidieron crear una central que generara y distribuyera agua caliente sanitaria y calefacción a las casas. Es el mismo sistema que se implantará en el nuevo Txomin Enea y que ha centrado todas las miradas en los últimos tiempos, sin recordar que ya existía un precedente en Donostia.

Pero incluso cuatro décadas después, el de Bera Bera puede presumir de muy buena salud. Eso sí, la edad no perdona y su red necesita una profunda renovación que está previsto que se empiece a acometer este año y que permitirá a las cerca de 600 viviendas conectadas -de las aproximadamente dos mil que hay en el barrio- disfrutar de este servicio más moderno, económico y ecológico. Además, a ellas se unirán próximamente las 238 viviendas de VPO de Etxegintza del vecino barrio de Pagola.

«La red ahora tiene mucha antigüedad y sufre pérdidas tanto calóricas como de agua que suponen cerca del 40% del total», explica Juantxo Sabadie, presidente de Ur Beroa, la cooperativa formada por la comunidad de vecinos del barrio que se encarga de gestionar el servicio desde 1985. Tuberías de hierro con deterioros, diversas averías asociadas... Debilidades a las que debían hacer frente si no querían que el sistema quedase obsoleto y los vecinos se acabasen pasando a alguna de las compañías gasistas del mercado.

«La renovación de la red permitirá rebajar la factura entre un 10 y un 15%», indican desde Ur Beroa

«La conexión de ambos barrios es muy positiva», dice el edil de Urbanismo, Enrique Ramos

Pasar de las palabras a los hechos no era tarea sencilla. «Se trata de una inversión cercana a los 2 millones de euros. Buscamos la forma de hacer el gasto sin tener que pedir una derrama a todos los socios, nos veíamos en una encrucijada», apunta Sabadie. Por suerte dieron con la alianza estratégica que permitía aunar ambos intereses. Primero redactaron el proyecto básico y lo sacaron a concurso para ver qué empresa les hacía el mejor precio. «Empezamos negociando cuánto nos costaría renovar la red de tuberías y finalmente acabamos negociando en cuánto se nos quedaba el kilovatio/hora de calefacción», apunta el presidente. Es lo que se denomina como subasta inversa. De ahí acabó surgiendo la unión con la empresa tecnológica Giroa Veolia, que se llevó el gato al agua ofreciendo a 0,068 euros el kilovatio/hora, a cambio de participar en la explotación del servicio.

El pasado mes de noviembre la cooperativa dio el visto bueno a la alianza entre Giroa Veolia y Ur Beroa, que se convierten en socios en un 49% y un 51% de la nueva Empresa de Servicios Energéticos (ESE) que surgirá de esta alianza cuya duración inicial será de 15 años. «Es un aliado tecnológico con que gestionaremos mejor el servicio y con el que asumimos la inversión para renovar la red, que no costará un euro a los socios», apunta Sabadie. Es más, añade que gracias a este acuerdo los vecinos verán reducida entre un 10-15% su factura de agua caliente y calefacción en comparación con el precio de las demás compañías del mercado.

«Y además de renovar la red ésta se informatiza de forma que el vecino va a poder saber, en todo momento y en tiempo real, cuál es su consumo», apunta por su parte Juanma Taracena, director general de Giroa Veolia, quien añade que Bera Bera tiene todas las características para funcionar como un «smart-barrio o barrio inteligente».

La cogeneración como clave

Ambos socios de la ESE compartirán en la proporción 51-49 la inversión y los beneficios generados gracias a la venta de electricidad. ¿Cómo? Gracias al motor de cogeneración de un megavatio instalado en la central y que funciona con gas natural. La electricidad que genera es introducida en la red por la que Iberdrola abona un dinero. A su vez, la energía térmica resultante de la cogeneración es la que se usa para abastecer al barrio de agua caliente y calefacción. Una forma que, además de generar ingresos que redundan entre los socios y que son utilizados para amortizar inversiones como la ahora prevista, permiten reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. «Además, con la modernización de la red tendremos una mayor amortización ya que no habrá tanta pérdida energética», explica Sabadie.

Pero para llegar a este sistema, que se incorporó en 2009, la central ha vivido diferentes fases en las que se han ido realizando diversas mejoras. Primero se utilizaban derivados del petróleo -fuel oil- para que funcionara y en el año 2000 se introdujo el gas. Y en 2015 incorporaron una caldera de biomasa como alternativa de generación de energía térmica en caso de que el precio del gas se incrementase.

Obras y expanxión

En estos momentos Ur Beroa trabaja en la tramitación de las licencias y permisos municipales pertinentes para poder ejecutar los trabajos de renovación de la red de distribución del sistema District Heating de Bera Bera. Desde la cooperativa confían en poder arrancarlos en los próximos meses. Ello supondrá la apertura de zanjas y provocará las consabidas afecciones al barrio como ruido, paso de camiones y molestias al tráfico. Lo ideal, tal y como apuntan, sería poder simultanear las obras con el plan de regeneración integral previsto para este barrio y cuyo objetivo es mejorar la accesibilidad y el estado de la calzada, entre otros aspectos.

Por otra parte, tal y como señala el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, está previsto que en el próximo consejo de administración de Etxegintza se apruebe la conexión de las 238 viviendas de Pagola a la red de Ur Beroa. «Sería una obra muy sencilla muy positiva para ambos barrios con resultados beneficiosos. Para Pagola porque podrán disfrutar de un recorte de entre un 10-15% del coste de agua caliente y calefacción. Y para Bera Bera porque contarían con un incremento de los usuarios para sostener el sistema», indica Ramos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos