Batalla por la subida de la tasa de agua

El gobierno municipal esperaba transaccionar con PP y EH Bildu una subida más modulada de la tasa de agua, pero no fue posible. El ejecutivo quiere subir un 3% esta tasa para ayudar a financiar en tres años la sustitución de todos los contadores de la ciudad (9 millones de euros de coste) con el objetivo de ofrecer un servicio telemático, «más eficiente y con menos errores». Dominguez-Macaya creyó que era posible un entendimiento, pero no fue así y los grupos de la oposición mantuvieron sus enmiendas. El PP abogó por dejar la subida en el 1,5% y EH Bildu en el 2%, repartiendo ese incremento entre el 0% para los hogares y un 5,55% para las actividades económicas. El gobierno municipal aceptó formalmente este planteamiento de la coalición para poder enmendarlo de cara al Pleno de finales de mes con el objetivo de que la subida se quede en un 3%, repartido en un aumento de un 2% en la tasa para los hogares y un 4,7% para las actividades económicas.

El concejal de EH Bildu Josu Ruiz argumentó que con una situación económica saneada «no estamos de acuerdo con una subida de impuestos y tasas igual para todos. Para nosotros no es lo mismo incrementar los residuos que el recargo del IBI por la vivienda vacía. Los incrementos que castigan a las familias no los vemos correctos».

Fotos

Vídeos