Bera Bera se ve «degradado y obsoleto»

Bera Bera fue diseñado en los años setenta como barrio dormitorio con el coche como protagonista./SARA SANTOS
Bera Bera fue diseñado en los años setenta como barrio dormitorio con el coche como protagonista. / SARA SANTOS

La agrupación vecinal ha presentado al Ayuntamiento un proyecto para generar itinerarios peatonales sin interrupciones y un espacio libre de vehículos junto a la zona comercial. Bera Bera apuesta por la regeneración y la accesibilidad y pide más atención y mantenimiento

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Bera Bera quiere reinventarse. Diseñado en la década de los setenta como barrio dormitorio y con el coche como protagonista, no ha podido adaptarse al paso del tiempo y el cambio de costumbres de la sociedad y desde hace años ofrece una imagen «degradada y obsoleta» que sus habitantes se han propuesto revertir.

La agrupación de vecinos ha presentado en el Ayuntamiento un plan de regeneración integral con el objetivo de transformar esta zona de Aiete con la accesibilidad como objetivo prioritario. Según el proyecto de Aizpurua Arquitectos, el peatón ganaría terreno y disfrutaría de itinerarios continuados en torno a la doble herradura que conforma el planeamiento del ámbito, en concreto por el paseo de Bera Bera (recorrido exterior) y por el paseo de las Aves (recorrido interior). Además, se generaría un espacio vedado al tráfico en el actual centro comercial, un punto de encuentro para los residentes del lugar.

El proyecto

Aceras
Un doble itinerario peatonal recorrería los paseos de Bera Bera y de las Aves.
Peatonalización
Se plantea cerrar el parking junto a la cancha de baloncesto para crear un espacio seguro y sin contaminación.
Otras mejoras
Aceras, calzadas, muros, jardinería y arbolado...

Son las dos principales actuaciones previstas en el documento, que ya obra en poder de técnicos y responsables de diferentes departamentos consistoriales. Los vecinos han logrado arrancarles el compromiso de redactar un proyecto completo con la voluntad de ejecutarlo en fases y en función de la disponibilidad presupuestaria. Su coste aproximado se calcula en varios millones de euros.

La constructora quebró en los setenta y la obra nunca llegó a ser recepcionada por el consistorio

La memoria del proyecto señala que en la actualidad Bera Bera dispone de unos 16.580 metros cuadrados de aceras, que presentan «un estado alarmante y peligroso» para los peatones. En muchos puntos se hace difícil, por no decir imposible, algo tan cotidiano como es el tránsito por la calle, en especial para la población de movilidad reducida, de cierta edad, y aquellos que empujan carritos o sillas de ruedas, ambos segmentos cada vez más numerosos. Las aceras resultan «inseguras», con el adoquinado «movido y desajustado», lo que multiplica el riesgo de tropiezos y caídas.

En el barrio existen aceras que se interrumpen sin una dirección clara por la que continuar, otras invadidas por la vegetación que no permiten el paso de personas, aceras que se emplean como aparcamiento de vehículos, zonas sin paso de cebra en las que es necesario cruzar una calzada, pasos de peatones que desembocan en aparcamientos o parterres, espacios en los que se diluye el límite entre peatón y vehículo...

«Acciones cotidianas como acceder a los contenedores de basura, a las paradas de autobús o cruzar la calzada pueden resultar un problema, ya que la posición de estos hace en muchos casos dificultoso llegar hasta ellos, teniendo que superar barreras o peligros para los peatones», advierten Javier y Enrique Aizpurua, autores del proyecto.

La segunda propuesta de mejora atañe al núcleo del barrio, el punto de encuentro y la zona de juegos infantiles. Este espacio es lo más parecido a un centro que hay en Bera Bera: un parque ajardinado con cancha de baloncesto junto al que se emplaza la zona comercial (supermercado, sucursal bancaria, cafetería, estanco...).

La idea consiste en peatonalizar el pequeño aparcamiento que hay en este área, «un peligro para los niños» por el constante tránsito de coches. Tras la intervención, los vehículos podrían seguir aparcando en el parking del Atlético San Sebastián y los beneficios para los peatones serían más seguridad y menor contaminación ambiental y acústica. «Mejorarían la calidad de vida del entorno, las relaciones y comunicaciones y se generarían espacios más saludables», especifican los autores del proyecto, que añaden al conjunto una cubierta para la zona de juegos.

El origen de muchos de los males que afectan al barrio, sobre todo en el capítulo de mantenimiento urbano, hay que buscarlo en los años setenta, cuando Bera Bera estaba en pleno proceso de construcción. La empresa que desarrollaba la operación quebró y la obra quedó incompleta, por lo que el consistorio no llegó a recepcionarla. «Esa indefinición del dominio público y privado ha sido la excusa del Ayuntamiento para no asumir las labores de mantenimiento», señala Leopoldo Sánchez, de la agrupación de comunidades.

Por ello, la regeneración planteada habría de completarse con la reparación de aceras, calzadas y muros de contención, el arreglo de jardines y arbolado y la adecuación general del barrio a zona 30.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos