El Ayuntamiento se reincorpora a la Red de Ciudades por la Bicicleta

Izagirre esgrimió en 2014 motivos de «rentabilidad» para salir de la asociación española, cuya cuota anual es de 1.800 euros

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

¿Fueron motivos económicos, políticos o ideológicos los que provocaron en 2014 la salida de Donostia de la Red de Ciudades por la Bicicleta? El Ayuntamiento volverá a tener representación en esta asociación española, de la que fue miembro fundador, cuatro años después de marcharse por la puerta de atrás. El entonces alcalde, Juan Karlos Izagirre, adujo razones de «rentabilidad» para justificar la salida de la capital guipuzcoana de esta red, cuyo objetivo es generar dinámicas de colaboración para «facilitar, hacer más segura y desarrollar la circulación de la bicicleta» en el medio urbano.

Ahora que el nuevo gobierno municipal ha solicitado su reincorporación de pleno derecho, se ha sabido que el dinero no puede servir de excusa porque la cuota anual a abonar es de 1.800 euros. El presupuesto del consistorio supera los 400 millones de euros. Las razones políticas tampoco parecen creíbles, no en vano Bildu defiende un modelo de movilidad en el que las bicicletas y el transporte público ganan terreno a los coches.

Ahora, en virtud de lo establecido en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible 2008-2024, que realiza una «apuesta decidida por la movilidad ciclista y en cuya ejecución y desarrollo se continúa» -según explicó ayer Eneko Goia-, la Junta de Gobierno Local ha acordado solicitar el reingreso de Donostia en la red. La concejala de Movilidad y Transporte, Pilar Arana, será la representante del consistorio en este órgano.

Cerca de un centenar de ciudades e instituciones, entre las que sí figura la Diputación Foral de Gipuzkoa, forman parte de la asociación, cuya presidencia actual corresponde al Ayuntamiento de Barcelona, con Alcobendas, Murcia, Valladolid y Alicante en las vicepresidencias y Santander, Burgos, Palencia, Fuenlabrada y Calpe, entre otras localidades, como vocales de la junta directiva.

Uno de los proyectos en los que trabaja la red es un sistema de identificación y registro de las bicicletas, con datos compartidos para facilitar las labores de localización del vehículo y su propietario en caso de siniestro, pérdida o robo. En San Sebastián ya existen herramientas para dotar de mayor seguridad a los usuarios, pero Arana -quien ya participó en una reunión reciente en Valencia- destacó la importancia de contar con un registro único y compartido con la DGT.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos