El Ayuntamiento rebajará el coste del Servicio de Ayuda Domiciliaria a partir de enero

Una mujer lleva a cabo tareas de limpieza como parte de las tareas de asistencia domiciliaria a una persona mayor. / F. MORQUECHO
Una mujer lleva a cabo tareas de limpieza como parte de las tareas de asistencia domiciliaria a una persona mayor. / F. MORQUECHO

Aitziber San Román (PNV) explica que pasará de 16 a 14 euros máximo por hora para atender en su casa a personas mayores o con discapacidad

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

La concejalía de Acción Social rebajará, a partir de enero del año que viene, el precio por el que presta su Servicio de Ayuda Domiciliaria a personas que necesitan algún tipo de cuidado en casa, principalmente mayores de edad. La Junta de Gobierno Local prevé aprobar hoy las nuevas tarifas con las que se pasará de cobrar a los usuarios los 16 euros por hora como máximo actuales a 14. El coste del mismo está sujeto a copago, es decir, que se calcula en base a la renta de los que lo soliciten.

El Servicio de Ayuda Domiciliaria del Ayuntamiento se ofrece a personas en su propio domicilio con el objeto de facilitarles ayuda en el ámbito del cuidado personal y doméstico. Se dirige tanto a personas individuales como a grupos familiares con alguna limitación para realizar tareas o prestar cuidados, e incluso como respiro para la persona cuidadora. En el año 2016 se produjeron 612 nuevas solicitudes y en total se atendieron con este servicio a 2.149 personas beneficiarias que corresponden a 1.556 domicilios donostiarras. El balance de este 2017 no se conocerá hasta que acabe el año.

Según explica la concejala de Acción Social, Aitziber San Román (PNV), «se trata de un instrumento para conseguir que las personas mayores permanezcan en su hogar y entorno el mayor tiempo posible». En este sentido, la edil espera que con la rebaja del coste más personas que lo necesitan acudan al Ayuntamiento para solicitar este servicio con el que, además, se pueden detectar otra serie de situaciones que se puedan estar produciendo en el entorno de la o las personas usuarias. «El servicio funciona como antena de detección», apunta San Román, quien recuerda que a principios de esta legislatura el coste de la ayuda domiciliaria se situaba en 18 euros máximo por hora.

La mayor parte de los usuarios de este servicio durante 2016 fueron personas mayores de 65 años, concretamente el 85,3% del total. Les siguieron las personas con discapacidad (8,6%), los menores con necesidades de cuidado (4,8%) y por último los grupos familiares con necesidades de atención. Según su grado de autonomía, el 54,2% del total eran personas dependientes. También destaca que el 76,5% de todos los beneficiarios de la ayuda domiciliaria fueron mujeres (1.191).

Los datos

2.149 personas
fueron atendidas durante 2016 con el Servicio de Ayuda Domiciliaria, que correspondían a un total de 1.556 domicilios.
85,3% de los usuarios
durante 2016 fueron mayores de 65, seguidos de personas con discapacidad (8,6%) y menores con necesidades (4,8%).
8,3 millones
es lo que costó este servicio en 2016. 4 millones los aportó la Diputación, 3,2 el Ayuntamiento y 1,1 los usuarios.

En total, el servicio supuso un factura para el Ayuntamiento de 8.387.836 euros, de los cuales 3,2 millones fueron sufragados por el consistorio, 4 fueron aportados por la Diputación y 1,15 por los propios usuarios del servicio.

En el reparto por barrios de los domicilios en los que se actuó -distribuido en función de los centros de Servicios Sociales existentes-, el 24,6% se encontraban en Gros-Egia, el 13,6% en Intxaurrondo, y el 12,5% en Larratxo-Altza. Les seguían el Antiguo (10,9%), Riberas de Loiola-Martutene (10,4%), Amara (10,3%), Bidebieta-Herrera (9,1%) y Parte Vieja-Centro (8,7%).

Acompañamiento y salud

La ayuda domiciliaria prestada por las empresas concesionarias del departamento de Acción Social incluye distintos servicios y programas que van más allá del acompañamiento en casa. Por ejemplo, durante 2016 se llevaron a cabo trabajos de limpieza de diferentes intensidades en 19 viviendas, así como tareas de peluquería y estética -de forma puntual o periódica-. También se prestó servicio de acompañamiento para la realización de gestiones sanitarias -como acudir a centros de salud- u otro tipo de gestiones administrativas.

Asimismo se puso a disposición de aquellas personas que lo necesitaron y que no tenían los recursos económicos suficientes un servicio de podología con el que se atendió a 37 personas. Y también se ofreció a un total de 27 usuarios un stock de productos de apoyo como grúas, camas articuladas, adaptadores de WC y bañera, así como unas horas para orientaciones técnicas.

Durante 2016 la dirección de Acción Social mantuvo convenios de colaboración con varias entidades para ofrecer el Servicio de Ayuda Domiciliaria. Así, por ejemplo, Cruz Roja y Nagusilan desarrollaron tareas de acompañamiento a domicilio, mientras que la DYA posibilitó la prestación de ayuda para la superación de barreras arquitectónicas para personas dependientes o con discapacidad o que tengan dificultades de movilidad.

Fotos

Vídeos