El Ayuntamiento prepara un nuevo plan de accesibilidad de los edificios públicos

El palacio Goikoa, frente al Ayuntamiento, será uno de los edificios públicos a revisión. / S. SANTOS

El socialista Gurpegui avanza que el gobierno municipal ya trabaja con los agentes sociales para adaptar más de ochenta inmuebles a todas las discapacidades

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento ha iniciado los trámites para dotarse de un nuevo plan de accesibilidad del entorno urbano y edificios públicos, documento en cuya elaboración participan asociaciones y agentes sociales como Aspace, Elkartu, Once, Aransgi o Lagunkoia, entre otros.

El objetivo del plan, cuya redacción ya ha sido aprobada por la junta de Gobierno Local, es analizar los más de ochenta inmuebles de titularidad municipal existentes en la ciudad para conocer qué dificultades de acceso presentan para personas con movilidad reducida o coches de bebé.

Aunque todavía no se fijado el listado de los edificios a inspeccionar, trabajos anteriores como el Plan Director de Movilidad de 2014 permiten establecer un punto de partida en el que se incluyen casas de cultura, hogares de jubilados, centros educativos e infantiles, albergues y evacuatorios públicos. También otros espacios con más historia como el palacio Goikoa, el teatro Principal, la antigua Biblioteca Municipal de la plaza de la Constitución, los cementerios de Polloe, Altza e Igeldo, el frontón de la plaza de la Trinidad, el museo San Telmo o la propia casa consistorial.

La principal novedad del futuro plan es que contemplará todo tipo de discapacidades, no solo las físicas, como hasta ahora. Según explica el concejal de Espacios Públicos, Alfonso Gurpegui, se identificarán las barreras existentes para personas con discapacidad sensorial, en especial la visual y auditiva, de manera que puedan ser eliminadas.

Los entornos de los edificios públicos serán asimismo objeto de estudio. «De poco sirve que estén adaptados si luego no es posible llegar hasta ellos», argumenta el delegado del PSE, quien cita pendientes, escaleras y bordillos sin rebajar como los mayores obstáculos que encuentran en su camino aquellos que se mueven en silla de ruedas o empujen carritos de niño.

Itinerarios peatonales

El responsable de Vías Públicas, Miguel Ángel Díez, apunta que el trabajo de las brigadas municipales para generar «itinerarios peatonales accesibles» es continuo y que en el presente ejercicio se han rebajado casi setenta aceras. El edil socialista recuerda también la actuación integral acometida en el paseo de Zarategi de Intxaurrondo, con una inversión de 60.000 euros para suprimir barreras arquitectónicas.

Pasarán revisión casas de cultura, colegios, museos, hogares de jubilados, bibliotecas, cementerios...

El concejal del PSE Díez informa de que Vías Públicas ha rebajado este año casi setenta bordillos

Al tratarse en su mayoría de edificios anteriores a 1997, cuando se aprobó la Ley de Accesibilidad del País Vasco, son «difícilmente accesibles» para personas en silla de ruedas, con un «gran número» de peldaños y sin ayudas técnicas disponibles. Los baños no suelen estar «correctamente adaptados» ni existen lugares específicos para que estos usuarios accedan a los servicios administrativos, culturales o de ocio del municipio, que cuentan con señalización e información «muy deficientes», según informes previos sobre los que ya se ha actuado.

Una vez se redacte el nuevo plan y se auditen los edificios públicos, el Ayuntamiento impulsará un proyecto de intervención arquitectónica para cada inmueble revisado, deberá comprobar su viabilidad técnica y el cumplimiento de la legislación vigente, de manera que pueda iniciar las obras en función de la disponibilidad presupuestaria.

Fotos

Vídeos