El Ayuntamiento de San Sebastián plantea limitar el estacionamiento de las motos

La calle Garibay es una de las vías de la ciudad en la que más motos se concentran / Sara Samtos

El alcalde, Eneko Goia, señala que es una de las medidas que están sobre la mesa para favorecer la rotación, pero matiza que no se plantea cobrarles por aparcar

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

La falta de espacio para aparcar las motos en el centro de la ciudad, sobre todo si hace bueno, ya se ha convertido en un problema recurrente del verano donostiarra. Desde el gobierno municipal lo saben y por ello están estudiando diferentes medidas que puedan aliviar las quejas de los motoristas, que no son pocas. Entre ellas, está sobre la mesa la posibilidad de limitar el tiempo de estacionamiento de estos vehículos para así favorecer su rotación. Así lo señaló ayer el alcalde, Eneko Goia, quien sí que quiso matizar que en ningún caso se ha planteado la posibilidad de cobrar por el tiempo que estén aparcadas.

«Es una cuestión que está en proceso de análisis. Es algo complejo en lo que se lleva un año trabajando», destacó el alcalde. Asimismo, recordó que el ratio de motos por habitante de Donostia es «exageradamente alto», con más de 26.000 vehículos de dos ruedas censados en diciembre de 2016. Y en la actualidad se contabilizan cerca de 4.500 plazas de aparcamiento para ellas, es decir, que sólo el 17% tiene garantizado un espacio para estacionar en la calle.

Más

«Igual se nos ha ido la mano eso de promover el uso de las motos en vez del coche, porque ahora tenemos un problema», reconoció el primer edil donostiarra. Desde el gobierno municipal destacan que el objetivo de una medida como ésta sería «que la moto se utilizase sólo el tiempo imprescindible».

Si finalmente se adoptase esta decisión, muchos motoristas verían desaparecer una de las razones principales por las que utilizan este medio de transporte: no tener que preocuparse del horario. Así se desprendía de una encuesta que el Ayuntamiento encargó a la empresa Logikaline el año pasado para conocer los hábitos y preferencias de los motoristas y de la que DV ya dio cuenta en su día.

En ella se comprobaba cómo el 41% de los motoristas encuestados indicaba que el principal motivo por el que utilizaban la moto era por una cuestión de rapidez, mientras que poco más del 32% lo hacía por tener aparcamiento gratuito. La libertad de moverse sin estar pendiente del horario o la posibilidad de aparcar junto al destino ocupaban el tercer y cuarto motivo más repetido, señalado por el 12% y 5%% de los encuestados, respectivamente. Tan solo el 6% utilizaba este vehículo por ser más barato que el coche o que el transporte público.

Efecto en el transporte

Uno de los aspectos que tendrá que tener en cuenta el Ayuntamiento a la hora de imponer este tipo de medidas será si podrían tener algún tipo de influjo en el uso de otros medios de transporte. Es decir, si el quitar motos de circulación podría promover el uso de otros medios como el transporte público o si, por el contrario, con ello se generaría una mayor presencia de coches. El mismo estudio consultaba a los motoristas sobre este aspecto. A la pregunta de «Si no hubieras venido en moto, ¿cómo lo habrías hecho?», el 54% respondió que en transporte público, lo cual sería todo un espaldarazo para la política de movilidad sostenible. No obstante, un 21% reconoció que lo haría en coche. No en vano, de entre los encuestados el 87% decía contar también con carnet de conducir automóvil, mientras el 76% reconocía ser propietario de una tarjeta Mugi o de Lurraldebus. Por su parte, el 20% aseguraba que, en caso de no coger la moto, se desplazaría andando y únicamente un 5% lo haría en bicicleta.

Y sin duda, el factor meteorológico es decisivo para muchos motoristas, razón por la cual en verano estos vehículos aparecen como setas. Para el 53% el principal impedimento para usar la moto es el mal tiempo, mientras que el 30% lo ve en la necesidad de transportar objetos.

La encuesta se llevó a cabo entre el 19 de febrero y el 1 de marzo del año pasado, y en total fueron sondeadas 395 personas. El 85% de ellas eran donostiarras que se valen del vehículo de dos ruedas para hacer recorridos cortos por el interior de la ciudad, motivado en el 44% de los casos para desplazarse al puesto de trabajo y el 22% por cuestiones de ocio.

Fotos

Vídeos