Nueva tasa para los expositores comerciales en la calle

Expositores exteriores de una frutería de la Parte Vieja. La nueva ordenanza solo permitirá sacar uno a la calle./JOSÉ IGNACIO UNANUE
Expositores exteriores de una frutería de la Parte Vieja. La nueva ordenanza solo permitirá sacar uno a la calle. / JOSÉ IGNACIO UNANUE

Gurpegui (PSE) anuncia que el gobierno local introducirá correcciones técnicas en la ordenanza para clarificar los límites físicos que han de respetar las tiendas. Vendedores ambulantes y los puestos del mercadillo ya pagan por ocupar el espacio público

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA

La nueva ordenanza de ocupación del espacio público contempla el cobro de tasas por parte del Ayuntamiento y, para hacerlo efectivo, el gobierno municipal planea modificar las ordenanzas fiscales para incorporar conceptos como los expositores comerciales o los 'food trucks'.

Fuentes del ejecutivo local avanzaron a DV esta posibilidad, dado que es intención del consistorio aplicar a los comercios una tarifa como la que ya abonan, por ejemplo, los kioscos de prensa, las churrerías, los vendedores ambulantes o los puestos del mercadillo. Los precios, aún por concretar, resultarían de la fórmula habitual que, entre otros factores, toma como referencia el valor catastral del suelo.

La normativa aprobada ayer en Junta de Gobierno establece en su artículo 34 que «las autorizaciones (para la ocupación del suelo público) podrán ser gratuitas, otorgarse con contraprestación o con condiciones, o estar sujetas a la tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial de bienes del dominio público de acuerdo con lo dispuesto en la correspondiente ordenanza fiscal».

Las terrazas, andamios y vados no se verán afectados porque tienen sus propias normativas

La altura máxima para las instalaciones de tiendas no alimentarias queda sin especificar

Aunque en principio la voluntad del Ayuntamiento es restringir la extensión de la actividad comercial al espacio público y no concederá permisos de forma generalizada, la ordenanza establece los criterios que habrán de cumplir las tiendas para obtener la preceptiva licencia. Así, los expositores deberán colocarse en el frente de fachada del establecimiento, siempre que quede una banda de paso libre de al menos dos metros de anchura, tres en el caso de las calles peatonales.

Los elementos que se instalen no podrán ser de carácter fijo, debiéndose retirar al finalizar el horario comercial, y se ubicarán de modo que los tránsitos peatonales sean rectos, sin zig-zags. Serán preferiblemente de aluminio, madera o plástico de colores neutros y no podrán exhibir publicidad. Para la actividad comercial de moda, complementos, artesanía, diseño, souvenirs, etc... sólo se autorizará un soporte por establecimiento. Los expositores de alimentación podrán estar provistos de cuantos estantes se deseen, hasta una altura máxima de dos metros desde el suelo contando la mercancía.

El artículo 49 delimita las posibles localizaciones de los expositores: a una distancia mínima de 60 centímetros a cada lado respecto a los portales o locales colindantes y dejando libre la totalidad del acceso al negocio. No quedan tan definidas otras acotaciones, como la altura máxima que pueden alcanzar los expositores de tiendas de sectores distintos al alimentario.

Este y otros detalles se clarificarán en las enmiendas de corrección técnica que prevé presentar el propio gobierno municipal, según adelanta el concejal de Espacios Públicos, el socialista Alfonso Gurpegui, quien tampoco descarta cambios en la letra del citado artículo 49. «Los elementos a instalar tendrán un anchura máxima de 0,50 metros», dice en el punto 4, frase que puede llevar a equívoco pues se refiere a las medidas del fondo de los expositores.

Para poner algo de luz en la redacción de la ordenanza, dos subartículos más adelante se dispone que «el desarrollo longitudinal máximo de la instalación no superará la longitud y los márgenes de la fachada ocupada por el establecimiento una vez descontada la longitud correspondiente a la entrada» al mismo. Por tanto, las tiendas que obtengan autorización podrán sacar a la calle un único elemento, de medio metro de profundidad pero sin más límite de tamaño que la longitud de la fachada -al menos hasta que se enmiende el texto- y las exigencias de accesibilidad establecidas.

El alcalde, Eneko Goia, explicó ayer tras la aprobación inicial que la nueva norma no se aplicará a las terrazas de hostelería ni a los andamios, que ya cuentan con sus propias ordenanzas y tasas. La cuestión que aborda es la ocupación del dominio público por elementos y actividades diversos como stands, carpas, ferias, puestos ambulantes o mercadillos, además de la extensión de los comercios hacia la acera.

Críticas de la oposición

Los grupos de la oposición se mantienen a la espera de recibir el texto normativo en tramitación para analizarlo en profundidad, pero ya trabajan en las posibles enmiendas para mejorar o completar los preceptos básicos adelantados por el gobierno municipal a los medios.

La portavoz del PP, Miren Albistur, se congratula de que «por fin» el Ayuntamiento vaya a dotarse de una regulación específica para elementos que en la actualidad se rigen por normas «obsoletas» como la ordenanza de venta ambulante de 1981 o el bando municipal sobre el mercadillo de Anoeta de 1992.

«Ya era hora, después de tres años insistiendo» en sucesivas mociones e iniciativas plenarias en las que los populares advertían de la obligación legal de ordenar la ocupación del espacio público. «Ahora espero que inicien la modificación de las ordenanzas fiscales, porque el anexo con las tasas es de hace más de dos décadas», afirmó Albistur.

Irabazi, por su parte, recordó que se debe garantizar que la ciudad no solo sea accesible, sino también transitable. «Es imprescindible que tanto los servicios de emergencias como las personas con diversidad funcional puedan acceder a cualquier lugar en caso de necesidad», subrayó la portavoz, Amaia Martín, quien pidió que «no se pongan trabas» a los vendedores ambulantes que llevan tiempo en la ciudad y que se analice si el consistorio dispone de medios «suficientes» para que la ordenanza se cumpla.

La ordenanza

Artículo 34
Las autorizaciones (para la ocupación del espacio público) podrán ser gratuitas, otorgarse con contraprestación o con condiciones, o estar sujetas a la tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial de bienes del dominio público de acuerdo con lo dispuesto en la correspondiente ordenanza fiscal.
Artículo 49
6. El desarrollo longitudinal máximo del expositor no superará la longitud y los márgenes de la fachada ocupada por el establecimiento una vez descontada la longitud correspondiente a la entrada al local.
Artículo 48
7. Se autorizará la exhibición de los productos, pero no se podrá realizar en el exterior del establecimiento la venta de los mismos. Queda prohibida la instalación de elementos de pesaje, medidas o cobro en la vía pública.
Artículo 3
Quedan excluidos del ámbito de aplicación de la ordenanza las terrazas de hostelería, los vados de aparcamiento, las vallas publicitarias y los andamios u otros elementos de obra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos