El Ayuntamiento baraja aumentar la edificabilidad de los aseos de Menchu Gal

Los jardines Menchu Gal siguen esperando una solución que permita revitalizar la zona. / MIKEL FRAILE
Los jardines Menchu Gal siguen esperando una solución que permita revitalizar la zona. / MIKEL FRAILE

Un plan especial sería la única opción para poner en valor los antiguos váteres mediante un proyecto hostelero, que ahora no ha sido posible por su reducido tamaño

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

No ha sido posible al primer intento y el Ayuntamiento está obligado a mover ficha para que unas nuevas condiciones permitan dar vida a los jardines Menchu Gal y sus vetustos e inservibles aseos públicos. El proyecto presentado el año pasado por un empresario hostelero se ha quedado bloqueado por las malas condiciones en las que se encuentra esta construcción, sus limitadas dimensiones y la imposibilidad de variar su volumen. Según ha podido saber DV, el gobierno municipal baraja ahora realizar un plan especial que flexiblice las condiciones urbanísticas y permita un ligero aumento de la edificabilidad para hacer viable una pequeña cafetería con váteres públicos y una terraza.

El frustrado intento de implantar un establecimiento hostelero en este espacio público ubicado entre el centro de la ciudad y Sancho El Sabio, entre el parque Araba y las vías de Euskotren, llegó ayer a la Comisión de Espacio Público del Ayuntamiento mediante una pregunta del concejal del PP Txema Murguiondo, quien se interesó por los motivos por los que ha decaído la licencia otorgada el año pasado y por las alternativas que se barajan ahora. El concejal de Vías Públicas, Alfonso Gurpegui (PSE), respondió que el proyecto presentado por la UTE Oscar Urruticoechea-Pablo Orlando «no se ajustaba» a las condiciones del pliego al pretender «ampliar la superficie» y sacar a la fachada maquinaria de aire acondicionado que la licencia le obligaba a mantener dentro, entre otras cuestiones. El gobierno municipal ha concluido que el propecto era «inviable económicamente» en las actuales condiciones del planeamiento urbanístico -el edificio tiene apenas 50 m2 y no se puede aumentar el volumen construido- y además el edificio presenta serios problemas estructurales. Ante esta situación, Gurpegui aseguró que se mantiene la voluntad de «revitalizar» la zona «bien mediante un proyecto hostelero parecido o con otros usos».

Según ha podido saber DV, la paralización del proyecto de cafetería ha hecho que el gobierno municipal se incline más por cambiar las condiciones urbanísticas que por modificar su idea de instalar una terraza hostelera. De esta forma, se estudia ahora elaborar un plan especial que permita aumentar algo la edificabilidad de esta construcción y, por tanto, la volumetría de los viejos aseos, para que se generen unas condiciones mínimas para dar lugar a unos váteres públicos y un bar con mesas y sillas en la zona ajardinada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos