Ayestaran, abocada al cierre

Dos viandantes observan el escaparate de la tienda de Ayestaran en la calle Garibay./USOZ
Dos viandantes observan el escaparate de la tienda de Ayestaran en la calle Garibay. / USOZ

La firma, en concurso de acreedores, cesa en un mes siete décadas de actividad. La emblemática empresa de calzado tiene cuatro tiendas en San Sebastián y seis en Bizkaia

A. MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

La emblemática firma de calzado Ayestaran, asentada en la ciudad desde hace siete décadas, echará la persiana a finales de febrero, según explicaron los trabajadores. El concurso de acreedores en el que está inmersa la firma aboca a la empresa al cese de la actividad.

Era un rumor extendido por la ciudad. Los problemas económicos por los que atravesaba la compañía, que tiene cuatro establecimientos en la capital guipuzcoana y media docena más en Bizkaia, llevarán a su cierre dentro de unas semanas.

La última crisis económica ha sido la puntilla que ha impedido a la firma remontar el vuelo. El fundador de la saga, Antonio Ayestaran, se exilió a San Juan de Luz tras la segunda Guerra Carlista y allí aprendió el oficio de hacer guantes de cuero para jugar a pelota. Posteriormente, estableció en Pamplona un taller que continuó su hijo Rufino, mientras que otro vástago, José, montó una fábrica de curtidos y manipulación de pieles, un negocio que sus hijos José María y Antonio Ayestaran Falcón ampliarían en 1940 con una primera tienda en la calle García Castañón de Pamplona.

10 establecimientos comerciales

tiene Calzados Ayestaran:
cuatro en Sebastián (en las calles Hondarribia 4, Hernani 12, Garibay 25 y Churruca 11) y seis en Bizkaia.

En pocos años la zapatería se consolidó y decidieron abrir en 1947 una nueva tienda en la calle Elcano de San Sebastián, la primera de Gipuzkoa. Hoy la quinta generación de esta familia dispone de 10 tiendas en San Sebastián y Bizkaia (fundamentalmente en Bilbao), mientras otra rama de la familia extiende sus tentáculos en Pamplona y Vitoria. El tiempo fue pasando y las modas y la crisis obligaron a Ayestaran a cambiar el formato de sus tiendas. La firma renunció a sus incursiones en centros comerciales para centrarse en el cogollo urbano, según explicó su gerente Kepa Peña al informar en 2014 del traslado de su emblemático establecimiento de la avenida de la Libertad esquina con calle Loiola (llevaba en ese local desde 1962) a una modesta tienda de la calle Churruca (antiguo local de la joyería Astrain) de solo 100 m2 en dos plantas atendida por seis trabajadoras. La finalización del contrato de alquiler y la actualización de las rentas antiguas llevó a Ayestaran a renunciar a una de las mejores ubicaciones de la ciudad, lo que dañó aún más un negocio.

Pero el problema no es solo de San Sebastián. La mala marcha del negocio también en las tiendas de Bizkaia (44 empleados) ha conducido a la empresa a una situación irrevocable, según explicaron responsables de la firma a las empleadas meses atrás. Todos los establecimientos en este territorio echarán la persiana el 28 de febrero. Fuentes de la compañía en San Sebastián rehusaron hacer declaraciones. Algunos trabajadores creen que, aunque declinante, el negocio «podía seguir adelante». No podrá ser. Ayestaran pone fin a su historial comercial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos