El aumento de las multas en Zuatzu llega tras asumir Movilidad la gestión del tráfico

Coches mal estacionados en el parque empresarial Zuatzu, donde los agentes de Movilidad han empezado a actuar. / D. U.
Coches mal estacionados en el parque empresarial Zuatzu, donde los agentes de Movilidad han empezado a actuar. / D. U.

Los agentes de naranja ejercen desde enero funciones antes atribuidas a la Guardia Municipal. La unidad está integrada por 75 personas y se prevé la incorporación de otras 11 para cubrir todos los barrios de la ciudad excepto Altza e Igeldo

JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

El departamento de Movilidad ha asumido desde el pasado 1 de enero el control y vigilancia del tráfico en todos los barrios de la ciudad excepto Altza e Igeldo. A partir de este año, los agentes de naranja se encargan de realizar estas funciones que hasta ahora eran competencia de la Guardia Municipal y que ya venían desempeñando en Centro, Gros y Amara desde la creación del cuerpo.

En la práctica, el cambio ya se ha empezado a sentir en zonas como Zuatzu, donde en las últimas semanas se ha registrado un incremento de las multas por estacionamientos indebidos, con el consiguiente malestar de los conductores sancionados, trabajadores del polígono empresarial la gran mayoría.

La unidad de Movilidad cuenta en estos momentos con 75 agentes de calle que patrullan repartidos en tres turnos. Con este personal hacían frente a las necesidades del tráfico en tres barrios y para atender al resto del municipio contarán en un futuro próximo con otros 11 compañeros de nueva incorporación, según las previsiones que maneja la concejala del PNV Pilar Arana.

Las tareas que desempeñan son de lo más variopintas, aunque siempre vinculadas a la gestión del tráfico en sus diferentes vertientes. Así, suyo es el deber de ordenar la circulación en los cruces y puntos afectados por obras -como hacen entre Easo y San Martín-, liberar la calzada de vehículos en segunda fila o mal aparcados, sancionar las infracciones al volante y colaborar en el desarrollo de carreras, mercados, fiestas y actividades de cualquier tipo que requieran de medidas de seguridad vial (cortes de circulación, cierre de calles, pasos alternos...)

Desde sus orígenes, el «espíritu» de la unidad de Movilidad ha sido ampliar su radio de acción a todo el término municipal, objetivo que hoy está más cerca de alcanzar. El despliegue se descarta de momento en Altza e Igeldo por razones de distancia y porque estos barrios precisan de la presencia de la Guardia Municipal para otras cuestiones, por lo que este cuerpo policial mantendrá las funciones de gestión del tráfico.

En lo que respecta al marco jurídico del acuerdo entre las direcciones de Movilidad y Guardia municipal, hay que recordar que el artículo 53 de la Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad establece que los agentes de naranja tienen «el carácter de agente de la autoridad subordinado a los miembros del cuerpo de policía local», lo que «alcanza y ampara» sus actuaciones en la «regulación, gestión y vigilancia» del tráfico, «con excepción de aquellas recogidas en apartados distintos del artículo 53» como la instrucción de atestados por accidente. De hecho, la atención en caso de siniestro queda fuera de las atribuciones de Movilidad, al igual que la realización de controles de alcohol y drogas. Existen asimismo sentencias de los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid y Canarias que «reconocen que entre las funciones que pueden corresponder a agentes de Movilidad se encuentran incluidas las de control y vigilancia en materia de circulación en las vías urbanas».

Preguntada por la situación concreta de Zuatzu, la responsable del departamento argumenta que, «pese a que los edificios del parque cuentan con garajes privados y al final del polígono existe un parking subterráneo de pago en régimen de rotación, puede ser que tengan un problema de aparcamiento».

Lo tienen, no en vano ante la proliferación de coches mal estacionados algunos bloques han optado por cerrar con una valla el acceso rodado a la parcela. «Juntémonos y busquemos soluciones. Se puede compartir vehículo, mejorar el transporte público o algo que no sea aparcar sobre las aceras o en mitad de un paso de peatones», concluye Arana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos