Arrancan hoy los trabajos para cubrir la zona con amianto junto al colegio de Altza

Solar donde se ubicaba el antiguo polideportivo del barrio de Altza. / ARIZMENDI

El Gobierno Vasco se encargará de la obra en una de las parcelas próximas al polideportivo. La intervención será provisional, se llevará a cabo de forma «urgente» y está previsto que esté terminada antes de que arranque el curso escolar

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

Los alumnos del colegio público de Altza, sus padres y los trabajadores del centro podrán respirar tranquilos el curso que viene. Según ha podido saber , el Gobierno Vasco, a través del departamento de Medio Ambiente, iniciará hoy los trabajos para cubrir «de forma provisional» los restos de amianto existentes en las parcelas más próximas al complejo educativo. Se trata del área considerada de mayor riesgo potencial por los depósitos de este material existentes en el barrio.

La intervención «urgente», que se llevará a cabo de acuerdo con el Ayuntamiento, estará terminada antes de que comience el nuevo curso escolar el próximo 8 de septiembre. La actuación consistirá en la cobertura de las zonas más expuestas al amianto de forma que se evite la exposición de esta sustancia al aire. La solución final deberá ser adoptada por el consistorio donostiarra una vez haya completado las investigaciones sobre el suelo de la zona y haya estudiado las alternativas.

Los trabajos que va a llevar a cabo el Gobierno Vasco de forma subsidiaria contemplan, primero, el desbroce del terreno acotado, sobre el que se verterá una capa de tierra. Posteriormente ésta se cubrirá con una lámina de polietileno para impedir que el amianto se libere a la atmósfera. Además se acometerá el vallado de la zona, que ya fue reforzado a finales del mes pasado por el Ayuntamiento para impedir el paso a las áreas expuestas.

La intervención se realiza atendiendo la petición expresa hecha en la reunión del 7 de julio por el consistorio donostiarra, que es, según el Gobierno Vasco, «quien debe abordar la solución definitiva para descontaminar la zona, utilizada como vertedero por la planta de Fibrocementos Vascos y cerrada en 1981, y siguiendo las recomendaciones de la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco y de Osalan».

En cualquier caso, las primeras mediciones de calidad del aire llevadas a cabo por la consejería de Iñaki Arriola confirmaron el pasado mes de junio que no hay presencia de fibras de amianto en el aire. Los datos corroboraban las conclusiones de los análisis llevados a cabo por el propio Ayuntamiento en octubre de 2016.

Además, y para mayor tranquilidad de los vecinos del barrio, Salud ha realizado un estudio epidemiológico en Altza que no halla indicios de una mayor incidencia de la mortalidad asociada al amianto. Ninguna de las enfermedades que se consideran directamente relacionadas con el asbesto ha provocado más muertes en esta urbe en comparación con el resto de la ciudad y del País Vasco.

Construcción en primavera

Por su parte, un avance de los resultados del estudio llevado a cabo en la parcela donde estaba ubicado el antiguo polideportivo indica que en el solar no existe contaminación por amianto. Esto permitirá lanzar el concurso para adjudicar las obras de la nueva infraestructura. De modo que, si se cumplen los plazos previstos, su construcción podrá arrancar durante la primavera de 2018.

Se verterá una capa de tierra y se cubrirá después con polietileno para impedir filtraciones al aire

La solución definitiva debe darla el Ayuntamiento una vez se complete el estudio sobre el estado del suelo

El deseo del departamento de Urbanismo es recibir antes de que finalice este mismo año la calificación de calidad del terreno por parte del Gobierno Vasco, un trámite que por lo general tarda «unos cuatro meses» en completarse. A partir de ese momento, el consistorio pondrá en marcha la licitación de las obras, con otros tres meses de duración, aunque desde el Ayuntamiento no se atreven a fijar fechas por los posibles imprevistos que puedan surgir.

El proyecto del polideportivo, cuya ejecución saldrá a concurso público, afecta únicamente a este solar, dado que cuando se descubrió la existencia de asbesto en las parcelas anexas el gobierno municipal optó por trocear la operación para favorecer su desarrollo. Así, se ha adaptado el diseño de los espacios a la nueva situación y el polideportivo se edificará en principio sin las piscinas exteriores.

No obstante, el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, comentó a este periódico que esto no significa que las piscinas se hayan descartado. Al contrario, cuando se acometa la solución definitiva a la contaminación de las otras dos parcelas afectadas, entre las que se encuentra la cercana al colegio, se buscará la técnica constructiva más adecuada para crear los vasos. Al ser preciso inertizar los terrenos bajo una lona geotextil y una capa de tierra, la cota subirá y probablemente haya que hacer las piscinas elevadas.

Más

Fotos

Vídeos