Arrancan las obras de la nueva red de agua potable de Eskuzaitzeta

Costará 3,8 millones, dará servicio al futuro polígono y garantizará el abastecimiento de la ciudad durante tres días en caso de incidencias en el suministro

J. F. M. SAN SEBASTIÁN.

La nueva red que suministrará agua potable al futuro polígono de Eskuzaitzeta, en los altos de Zubieta, están ya en marcha. Con un presupuesto de 3,8 millones de euros, la operación incluye la construcción de una estación de bombeo y un depósito de distribución de 4.000 metros cúbicos de capacidad. Cuando los trabajos finalicen en el primer trimestre de 2019, Donostia contará con 120.000 metros cúbicos de agua potable almacenada, con lo que se garantizaría el abastecimiento a la población durante más de tres días en caso de incidencias en la red.

La red de Zubieta tendrá una extensión de 4.728 metros (2.650 metros correspondientes a la red en alta de Aguas del Añarbe y 2.078 metros a la red municipal) como prolongación de uno de los cuatro ramales que nacen en la estación potabilizadora de Petritegi, en Astigarraga. Aguas del Añarbe costeará un 20% de la inversión, mientras que el Ayuntamiento asumirá el 80% restante, en virtud del convenio suscrito por ambos en 2011. A esta cifra hay que sumar los 300.000 euros que ya ha gastado la mancomunidad en la redacción del proyecto y la gestión del suelo necesaria para la ejecución de las obras.

Tal y como recordó ayer el alcalde, Eneko Goia, durante la presentación del proyecto, Eskuzaitzeta será el mayor polígono industrial de Gipuzkoa, con más de un millón de metros cuadrados. La empresa de ascensores Zardoya Otis es el primer inquilino que ha anunciado su traslado a este ámbito, que también acogerá la nueva cárcel y la incineradora.

Relevo en Añarbe

El acto de ayer sirvió asimismo para escenificar el relevo en la dirección de Aguas del Añarbe. José Ángel Ercilla, nombrado en junio nuevo gerente, elogió a su antecesor en el cargo, Enrique Noain, quien se sentó entre los periodistas.

Goia abrió igualmente su intervención con una dedicatoria a Noain, del que destacó su «talante y disposición a hablar y solucionar» los problemas surgidos durante su mandato, en el que ha realizado «un magnífico trabajo, digno de reconocer».

La también jeltzale Maije Zelaia, presidenta de la mancomunidad, agradeció lo mucho que ha aprendido en este tiempo con Noain y deseó a Ercilla una «feliz estancia» en la gerencia de Añarbe.

Visiblemente emocionado tras escuchar estas palabras, el director saliente, cuya jubilación se anunció para octubre, explicó que se había acordado de sus padres. «Al cabo de una vida profesional, me llena de satisfacción saber que he contribuido a que las cosas funcionen mejor», señaló Noain.

El nuevo gerente, José Ángel Ercilla, tiene 42 años, es ingeniero de caminos por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Santander y desempeñaba con anterioridad la dirección de la empresa constructora Exbasa, del grupo Amenabar. Natural de Orio y residente en Zarautz, cuenta con una amplia experiencia en infraestructuras hidráulicas.

Fotos

Vídeos