Arranca la obra del polideportivo de Altza

Un camión lleno de tierra procedente de la obra del Metro vuelca el material en la parcela del polideportivo, de forma previa a su distribución sobre las superficies contaminadas. / A.M.
Un camión lleno de tierra procedente de la obra del Metro vuelca el material en la parcela del polideportivo, de forma previa a su distribución sobre las superficies contaminadas. / A.M.

Comienza el acopio de tierras de los trabajos del Metro para cubrir la superficie afectada por amianto | En dos semanas se inicia la descontaminación de los terrenos alrededor de la ikastola Oleta y la excavación en la parcela deportiva, según explica Ramos (PSE)

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Pistoletazo de salida para las obras del nuevo polideportivo de Altza. Camiones llenos de tierra entran en la parcela deportiva procedentes de los trabajos de excavación del Metro para utilizar este material en las tareas de descontaminación de las superficies impregnadas de amianto. De momento, solo se realiza acopio de un material que comenzará a ser utilizado a partir del día 25, una vez finalice el curso escolar, en los alrededores de la ikastola Oleta. También a final de mes arrancará la excavación propiamente dicha de la parcela del nuevo polideportivo, según explicó el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos (PSE). Las nuevas instalaciones deportivas está previsto que se abran al público al final del verano de 2020.

El Ayuntamiento anunció hace unos meses que los trabajos de edificación del nuevo polideportivo y los de descontaminación de los terrenos colindantes iría en paralelo y así será desde el inicio de la obra. La adjudicación de la construcción de las nuevas instalaciones deportivas ha coincidido en el tiempo con el proyecto de descontaminación de las parcelas exteriores que está a punto de ser adjudicado -el informe está hecho y solo falta la firma del concejal-.

Estos trabajos van a llevarse a cabo por las empresas Zubieder, Urbycolan, Mariezcurrena y Moyua adjudicatarias de los dos tramos de la obra del Metro que ahora se ejecuta por el centro de la ciudad. El material de la excavación de esta operación se va a emplear en el cubrimiento de los terrenos afectados por amianto. Desde hace unos días se vierte dentro de la parcela del polideportivo, pero a partir de la finalización del curso escolar se empezará a emplear en los alrededores de la ikastola Oleta. El objetivo es no perder ni un día de las vacaciones de verano para terminar estos trabajos antes de que comience el nuevo curso. El proyecto, que ya dispone del visto bueno del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, consiste en llevar a cabo un «encapsulamiento» de las parcelas contaminadas.

En primer lugar, se colocará una lámina geotextil en las áreas afectadas por concentraciones de amianto superiores a 100 mg/kg, un material permeable que «no tiene función de sellado ni de contención, sino simplemente de señalización» como medida preventiva ante eventuales trabajos futuros que pudieran requerir movimientos de tierras que alcanzasen los niveles contaminados.

Después se procederá al relleno del área tratada con tierras limpias -las que ahora se acopian procedentes de la excavación del Metro- en algunos puntos hasta con un metro de espesor. Por último, la superficie se revegetará con tres tipos de césped -pisable, ornamental y con leñosas- y diferentes especies arbóreas y arbustivas.

Enrique Ramos explicó que en el proyecto se contempla la creación de tres explanadas. Una de ellas, la situada entre la ikastola Oleta y la casa de cultura Tomasene, será la que albergue las piscinas exteriores y el solarium del polideportivo, además de un mirador de 350 metros cuadrados hacia la vaguada ya rellena. Este espacio, diseñado para «la lectura y la contemplación», según se refleja en la memoria, tendrá siete bancos y estará envuelto de cierta privacidad. La segunda plataforma se ha proyectado como si fuese una ampliación del patio de la ikastola y se aprovechará para ofrecer una conexión peatonal a los alumnos del centro con el resto del nuevo parque. La tercera y última explanada estará situada en el lado este del centro escolar y dispondrá de aparcamiento, juegos infantiles y una zona de estancia con un árbol buqué, compuesto a modo de escultura por tubos galvanizados de seis metros de longitud en cuyo interior crecerán plantas trepadoras.

Los trabajos de descontaminación se prolongarán durante ocho meses y medio. El coste de la operación se conocerá cuando se adjudique formalmente la obra, aunque el precio de licitación ascendía a 4,1 millones de euros.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos