Arranca la obra del futuro hotel de San Bartolomé

Infografía de la parte trasera del futuro hotel. /
Infografía de la parte trasera del futuro hotel.

La cadena Catalonia abrirá un establecimiento de 122 habitaciones en el antiguo convento donostiarra

AINGERU MUNGUÍA

El hotel que la cadena Catalonia tendrá en lo alto del cerro de San Bartolomé ha comenzado a construirse. La singularidad de este establecimiento es que su fachada norte será la del antiguo convento y que la capilla, otro de los elementos que se salvó de la demolición, se integrará entre las estancias del nuevo edificio.

Las obras de la operación San Bartolomé avanzan de forma imparable hacia la parte alta. La nueva calle Estella/Lizarra se desarrolla en paralelo a la construcción de los nuevos bloques residenciales y se espera su unión con la cuesta de Aldapeta en la Semana Santa del año que viene. La promotora San Bartolomé Muinoa tiene vendidas prácticamente la totalidad de los nuevos pisos que jalonan esta calle, incluso algunas de las 162 viviendas a construir en la parte alta que aún no se han comercializado.

Mientras se desarrolla este nuevo eje viario, le toca ahora el turno a la parte alta del cerro y al muro de San Bartolomé. En el primero de estos ámbitos, comienzan en estos momentos las obras preliminares del hotel que se ubicará en la parcela del antiguo convento. De la demolición se salvaron la fachada norte y la capilla con el objetivo de mantenerlos en el nuevo hotel para preservar así la visión del cerro que tienen los donostiarras desde el centro de la ciudad. Dentro de dos años la vista cambiará, no obstante, si se realiza desde el sur (Amara Viejo y Aiete) puesto que la parte trasera del hotel no tendrá nada que ver con el antiguo edificio. La fachada norte será restaurada y los ventanales y los marcos serán sustituidos por otros nuevos, acordes a las condiciones térmicas y acústicas que exige la normativa de edificación. El hotel se sustentará en una «nueva estructura de pilares, jácenas y forjados de hormigón armado dispuestos sobre la nueva cimentación», según explica la memoria del proyecto.

En el sótano del edificio se ubicará el aparcamiento, los cuartos para instalaciones, una sala de eventos, un gimnasio y un SPA, además de los servicios de lavandería, vestuarios del personal, almacenes y aseos. La planta baja alojará la recepción del hotel, la cocina, el comedor y una sala de eventos. Las plantas primera y segunda dispondrán de 32 habitaciones cada una, la tercera tendrá 33, y la cuarta 21. En la quinta planta-cubierta se ubicarán 4 habitaciones, un salón lounge, aseos y dos terrazas con solarium y piscina.

Vista de la fachada norte del convento de San bartolomé, en lo alto del cerro de San bartolomé, que se mantendrá en el hotel.
Vista de la fachada norte del convento de San bartolomé, en lo alto del cerro de San bartolomé, que se mantendrá en el hotel. / A.M.

Junto a las obras preliminares del hotel, en breve plazo comenzará la colocación de un andamiaje en el muro de San Bartolomé que permitirá «desmochar» la parte alta para preparar esta pared para construir el mirador previsto en lo alto del cerro. El muro tiene una longitud de 120 metros y una altura variable de entre 8 y 30 metros. Su grosor también oscila, a nivel de calle Easo, entre los 1,5 y 3,40 metros (en su parte central). En los últimos años se ha registrado la caída de algún trozo de piedra del muro y es palpable el crecimiento de vegetación silvestre en las terrazas o «bancadas» en las que se desarrolla verticalmente esta singular pared. El saneamiento al que se va a someter a esta estructura busca «evitar roturas de carácter estructural» y neutralizar el «chineo o caída de algún mampuesto de forma aislada». La operación consistirá en la introducción de filas de anclajes, aprovechando las bancadas del muro, que estarán unidos horizontalmente por una pequeña viga para ofrecer una mayor estabilidad al conjunto. Además de su refuerzo por motivos de seguridad está previsto «poner en valor el muro con elementos vegetales y luminarias», según explica el gerente de la promotora, Martín Arregui.

Fotos

Vídeos