Aprobado el proyecto de la unificada casa de cultura Ernest Lluch dentro del nuevo estadio

Las instalaciones de la Kirol Etxea, ocultas tras los plásticos, ya afectadas por las obras de remodelación del estadio de Anoeta. / USOZ
Las instalaciones de la Kirol Etxea, ocultas tras los plásticos, ya afectadas por las obras de remodelación del estadio de Anoeta. / USOZ

Las instalaciones, hoy reubicadas en Arcco, se reabrirán en septiembre del año que viene | Las obras salen a concurso junto a las de la Federación Guipuzcoana de Fútbol y la Kirol Etxea con un presupuesto de 2,2 millones y 8 meses de plazo de ejecución

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El nuevo estadio de Anoeta no solo hará las delicias de los aficionados de la Real Sociedad, sino que traerá consigo una nueva y unificada casa de cultura para el barrio de Amara. Anoeta Kiroldegia aprobó ayer el proyecto de ejecución y el concurso de unas obras que materializarán a lo largo del año que viene. Los trabajos se realizarán junto a la adecuación de las instalaciones de la Federación Guipuzcoana de Fútbol y la Kirol Etxea, sede de numerosas federaciones deportivas, con un coste total de 2,2 millones de euros.

El consejo de administración de Anoeta Kiroldegia aprobó ayer el proyecto para adecuar la casa de cultura Ernest Lluch, la sede de la Federación Guipuzcoana de Fútbol y las instalaciones de la Kirol Etxea, que concentra las oficinas de 35 federaciones deportivas, al nuevo estadio de Anoeta, cuya transformación se acomete en la actualidad. Además de aprobar el proyecto, se acordó sacar a concurso las obras.

Según las estimaciones municipales los trabajos podrían comenzar a finales de año y tienen un plazo de ejecución de 8 meses, con lo que el final de la obra prácticamente coincidirá con el corte de la cinta del nuevo estadio previsto para agosto-septiembre de 2019.

Goia: «La obra de Anoeta es importante, pero el equipamiento es vital para el barrio»

El avance de las obras del estadio obligó en marzo a cesar la actividad de la casa de cultura, reubicada provisionalmente en el centro comercial Arcco. La biblioteca se desarrolla en un espacio de 168 m2 en la segunda planta, mientras que el KZGunea se ha trasladado a un local de 110 m2 en la primera planta del centro comercial. Los cursillos de la casa de cultura se imparten transitoriamente en espacios como el velódromo, el polideportivo Josean Gasca, el colegio Karmelo y otros puntos del barrio.

Falta más de un año para que los usuarios de esta casa de cultura regresen a su emplazamiento oficial, una preocupación municipal porque este centro acoge al 19% de los socios de Donostia Kultura. La espera habrá merecido la pena, según explicó el concejal de Cultura, Jon Insausti, porque las nuevas instalaciones se unificarán en un mismo espacio con un solo acceso. Hasta ahora, Ernest Lluch estaba dividida en dos locales: la denominada fase 1, ubicada en la parte alta del estadio y con más de 2.000 m2, incluía la biblioteca, las salas de ordenadores y los talleres a los que se accedía mediante una escalera y un ascensor desde la calle. La fase 2 estaba emplazada en la planta de calle bajo el fondo norte y disponía de un salon de actos, sala de exposiciones y gazteleku. La transformación de Anoeta permitirá unificar las dos partes de la casa de cultura y, aunque el espacio total solo aumentará un poco, mejorará mucho la funcionalidad. «Se generarán sinergias importantes y el proyecto permitirá dar una continuidad y dotar de un referente único al recorrido cultural de niños y jóvenes de Amara», indicó Insausti.

«Mejora notable»

El propio alcalde, Eneko Goia, se felicitó por la aprobación de este proyecto. «La obra del estadio de Anoeta es importante, pero no lo es menos la adecuación de la casa de cultura de Amara, un equipamiento muy utilizado por el barrio», apuntó. La memoria del proyecto explica que «la mejora será notable ya que la actividad a futuro se desarrollará en un único local, el programa cultural se organizará en dos plantas conectadas entre sí y con un acceso común».

El proyecto de adecuación de la casa de cultura se ha redactado junto al de la sede de la Federación Guipuzcoana de Fútbol -unas oficinas de 989 m2 a cota de calle entre las puertas 4 y 6 del fondo sur- y a la de la Kirol Etxea, unas instalaciones que tienen una superficie de 5.087 m2 a la altura de la puerta 10 en la tribuna este y que albergan las oficinas y salas de reuniones de las federaciones deportivas.

Anoeta Kiroldegia aprobó ayer el proyecto para las tres instalaciones y acordó contratar las obras mediante una licitación única para los tres locales. El motivo es que la obra ya es lo suficientemente compleja y con los tiempos muy acotados como aumentar el número de empresas actuando en un mismo espacio. Un informe de la Dirección de Proyectos y Obras explica que lo que se pretende es «reducir al máximo el número de empresas participantes en la obra» porque se considera que «un exceso de contratistas puede provocar conflictos que se traduzcan en pérdidas de rendimiento, aumento de plazos y costes de ejecución».

La adecuación de las instalaciones de la Federación Guipuzcoana de Fútbol tienen un presupuesto de 268.329 euros, la de la Kirol Etxea asciende a 1.060.134 euros y la de la casa de cultura Ernest Lluch asciende a 557.257 euros. Tras sumarle el 21% de IVA, el montante total alcanza los 2.281.723 euros. Aunque cada una de estas obras tiene un plazo parcial de ejecución -3 meses, 8 meses y 5 meses, respectivamente-, en conjunto se establece un plazo de realización de 8 meses.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos