24 años de Cofradía de la Queimada

Desfile de la Cofradía de la Queimada del pasado año, con los cofrades dirigiéndose al Ayuntamiento desde la Casa de Galicia./LUIS MICHELENA
Desfile de la Cofradía de la Queimada del pasado año, con los cofrades dirigiéndose al Ayuntamiento desde la Casa de Galicia. / LUIS MICHELENA

Un nuevo capítulo de la veterana entidad se celebra el domingo en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Más de cien comensales en el hotel Londres celebrarán el rito de la queimada, que nació como medicina para catarros y dolores menstruales y de muelas

CRISTINA TURRAUSAN SEBASTIÁN.

Más de cien comensales celebrarán el rito de la queimada el domingo en el hotel Londres, después de la celebración del capítulo XXIV de la Cofradía del Aguardiente y la Queimada, que se celebrará en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Vuelve un rito iniciático que ha sellado el nombramiento de 67 cofrades de honor en estos 24 años. Son hombres y mujeres pertenecientes al ámbito de la cultura, el deporte, la educación, la medicina o la política, entre otras disciplinas. Todos unidos por su vinculación a la cultura, la gastronomía y la tradición gallega de hermandad y apertura al mundo.

Tal y como relata José Antonio Vilaboa, presidente de la Cofradía de la Queimada del País Vasco, la entidad nació como idea la noche de San Juan de 1991. «Fuimos sus ideólogos José Carlos Cardesin, Jesús Castro y yo mismo», rememora. «Antes de su fundación hubo una serie de conversaciones, con Luis Mokoroa, presidente de la Cofradía Vasca de Gastronomía y Juan José Lapitz Mendía, que era presidente de la Federación de Cofradías Gastronómicas».

Una cofradía gallega

Ambos apoyaron la fundación de una cofradía gallega en el País Vasco. «Con la ayuda de la infraestructura de la Casa de Galicia en San Sebastián se inició la gestación de la actual cofradía», explica Vilaboa. «Se buscaba que representara a la gastronomía gallega en general y no a un solo producto».

La cuestión suscitó un complicado dilema. «Para representar a toda nuestra gastronomía había que buscar algún símbolo genuinamente gallego, tal como lo hacían las cofradías gastronómicas vascas. Después de muchas deliberaciones, se decidió muy acertadamente escoger el aguardiente gallego como materia prima y como producto gastronómico, la queimada, elaborada con aguardiente de Galicia».

67 cofrades

de Honor se han nombrado en estos 24 capítulos. Son actores y actrices, bertsolaris, deportistas, músicos y hombres y mujeres del mundo de la educación, la política y otras disciplinas.

Había que hacer un canto a la gastronomía gallega. «Cuenta con productos tan característicos y platos tan genuinos como la empanada, la vieira, el pulpo, las ostras, las nécoras, el centollo, la lamprea, el salmón, el rodaballo, la caldeirada de pescada, el capón, el cocido, y el lacón con grelos, continuando con la tarta de Santiago y Mondoñedo, las filloas y los quesos, como el de Arzua, el San Simón o el del Cebreiro, acompañados con unos vinos blancos del Ribeiro, el Albariño o los vinos tintos de Ourense y Lugo».

Galicia cuece

Apasionado de la gastronomía, Vilaboa destaca que «todos estos manjares son consumidos con abundancia y elaborados fundamentalmente cocidos». «Es esta la característica fundamental de la gastronomía gallega. Bien sabido es el dicho 'El País Vasco guisa, Castilla asa, Andalucía fríe y Galicia cuece'».

La queimada es el remate obligado de todo banquete gallego que se precie. «Aparte de ser una copa agradable con poca graduación para después de comer, acompañando al café, son probados sus grandes poderes digestivos, que ayudan al forzado estómago a digerir los alimentos que le han entrado con generosa abundancia en una sola sentada».

Hablamos de 'medicina'. «Una queimada elaborada con buen aguardiente gallego y por una persona que conozca los secretos de su ejecución, más que una copa o cóctel es una medicina, que sana el cuerpo de los excesos gastronómicos y reconforta el espíritu».

La historia

A las 10.00.
Recepción de cofrades en Casa de Galicia y amaiketako.
A las 10.45.
Desfile de cofrades con sus hábitos, banderas y pendones hasta la parroquia de San Ignacio, con misa a las 11.
A las 11.50.
Desfile hasta el Ayuntamiento. A las 12.45, Gran Capítulo en el Salón de Plenos. A las 14.30 banquete en el Londres.

Es una bebida con mucho recorrido. «En la antigüedad el aguardiente y la queimada fueron considerados elixires que daban fuerza y curaban la depresión. El pueblo francés, gran conocedor de la gastronomía desde tiempos muy antiguos, bautizó al aguardiente con el poético nombre de 'agua de la vida'.

Desde 1993

La Cofradía de la Queimada se fundó en 1993. «De clara inspiración Jacobea, peregrina y gastronómica, elaboró sus estatutos, que fueron aprobados por el registro de asociaciones del Gobierno Vasco en agosto de 1992. Fue admitida en la Federación de Cofradías Gastronómicas y también como institución colaboradora con la Xunta de Galicia».

El hábito o uniforme de la cofradía tuvo fuente de inspiración en las capas de los peregrinos medievales del Camino de Santiago. «A diferencia de las capas de corte clásico, que dejan atrapados los brazos, la nuestra deja los brazos al aire. Respeta la idea de que los peregrinos pudieran llevar con facilidad el bordón o bastón y también el zurrón. En el caso de los cofrades, este corte de la capa permite tener los dos brazos listos para poder mover el fuego de la queimada».

Para esta capa peregrina se eligió el color rojo bermellón, «como símbolo de fuego», y el blanco en forma de estola, «que representa el color del aguardiente». Se completa el uniforme del cofrade con una 'txapelgorri' y una makila.

El distintivo o insignia también es de clara inspiración Jacobea. «Está compuesto por una vieira o venera, en donde se refugia un 'pote' con queimada ardiendo, custodiada por dos bordones de peregrino y una inscripción con el nombre de la cofradía. Este domingo el rito iniciático volverá a celebrarse en San Sebastián.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos