Los altzatarras no harán deporte hasta 2019 en el Instituto de la Construcción

Estas dependencias no darán servicio hasta solo un año antes de que esté en funcionamiento el nuevo polideportivo

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

La contaminación por amianto de las parcelas alrededor del polideportivo de Altza, la construcción de las nuevas instalaciones deportivas y las alternativas para hacer deporte mientras todos los proyectos se materializan volvieron a protagonizar buena parte de las comisiones municipales previas al Pleno del Ayuntamiento de este mes.

Una de las preguntas que se realizan los altzatarras es cuándo podrán hacer deporte en su barrio en una instalación pública, una vez que se ha derribado el viejo polideportivo y que el nuevo no se empezará a construir hasta la próxima primavera y no entrará en funcionamiento hasta 2020. EH Bildu solicitó la comparecencia del concejal de Deportes, Martin Ibabe (PNV), para explicar éste y otros extremos en la Comisión de Servicio a las Personas.

El responsable de Donostia Kirola explicó que el gobierno municipal hace todo lo que puede para acelerar los trámites para el acondicionamiento provisional del antiguo Instituto de la Construcción, pero la tramitación administrativa y los procedimientos de contratación pública van a impedir que estas dependencias se puedan usar antes del verano de 2019. Este edificio, hoy sin uso y de titularidad de Kutxa, ubicado en la parte alta del barrio, ha sido el elegido para convertirse en un pequeño polideportivo mientras se construye el oficial. La idea es utilizar 800 m2 de uno de sus cuatro edificios para destinar los espacios a la práctica deportiva. El Ayuntamiento ya tiene en el Presupuesto 1.375.000 euros para esta obra y 100.000 euros más para equipamiento. El proyecto dará lugar cuatro salas: una para actividades dirigidas (yoga, +65, etc) de unos 100 m2; otra de 'spinning' de 95-100 m2; un gimnasio de cardio de unos 150 m2 totalmente equipado; y un gimnasio de pesas de otros 140 m2. Además, de habilitarán cuatro vestuarios para los usuarios y dos para los trabajadores, aseos y control de accesos.

La recepción de ofertas para redactar el proyecto se ha realizado mediante un procedimiento negociado para acelerar los trámites. La semana que viene se realizará la propuesta de adjudicación, en noviembre se prevé la «entrega de la documentación por parte del adjudicatario y la firma del contrato». Según las estimaciones del gobierno municipal, «a finales de enero se entregará del borrador del proyecto de ejecución y de actividad». En febrero se emitirá el informe de supervisión por parte DKirola y a principios de marzo se entregará el proyecto definitivo de ejecución. «En mayo procederemos a la licitación de las obras», señaló Ibabe, y está previsto que «en agosto» comience la ejecución que tiene un plazo de 9 meses, con lo que hasta el verano de 2019 las instalaciones no estarán listas para su uso. «Al menos ofreceremos un buen servicio a los altzatarras desde un año antes de que, si todo va bien, entre en funcionamiento el nuevo polideportivo».

Fotos

Vídeos