Subijana inaugura en Igeldo el segundo cinco estrellas de Donostia

MIKEL FRAILE

El 1 de julio abre Akelarre, un proyecto del popular cocinero con 22 habitaciones de lujo y exclusivas instalaciones

JOTI DÍAZ

Lujo, gran lujo. Así se puede definir el proyecto soñado y ya hecho realidad por el gran chef Pedro Subijana. Este sábado, 1 de julio, abre sus puertas el hotel Akelarre. Un cinco estrellas con 22 habitaciones y servicios 'top' en el edificio unido al famoso restaurante de tres estrellas Michelin. Una visita a este complejo permite comprobar las delicias de este nuevo hotel que mira al mar desde lo alto de Igeldo.

La primera visión es para los 1.500 m2 de amplias terrazas con vistas a Getaria y la costa vizcaína. Lugar de descanso, para aperitivos, sobremesa y disfrute de los bellos ocasos en esta época. Es el techo del hotel.

Una preciosa y amplia escalera de acero corten une las plantas del edifico. Peldaños y paredes made in herrería Adarra de Andoin, que también transformaba las obras de Eduardo Chillida. Para Subijana podría ser el logo del hotel y no extraña porque su belleza y diseño son espectaculares.

Bajamos una planta. Salón de estar para clientes, amplias cristaleras, snack-bar y restaurante Oteiza, en memoria del genial escultor asiduo a Akelarre. Allí Pedro ofrecerá una propuesta gastronómica diferente, con cinco primeros y cinco segundos y postre, para gentes con interés en conocer el sello de Subijana menos pretencioso. Todo adornado con grandes cristaleras y holgados pasillos. Se respira paz y tranquilidad.

Dos suites con piscina

Las 22 habitaciones son de lujo y amplias. Dos de ellas son suites de 105 m2, con piscina interior, madera de roble, amplias camas y muebles de diseño de diferentes procedencias. Baños grandes, con bañera y ducha aparte, adornados con piedra. El resto de habitaciones también holgadas para disfrutar también de sus terrazas. Lujo y más lujo.

Llegamos al spa. Espacio selecto, también amplio, con piscina, sauna seca y húmeda, gimnasio con máquinas de última generación, vestuarios individuales y zona de masaje y tratamientos. Es posible que en un futuro el spa pueda ser utilizado por no clientes del hotel. También destaca un amplio garaje interior con instalaciones preparadas para los coches eléctricos. Todo cuidado al detalle, como merece un establecimiento hostelero de este nivel. Un año de trabajo para sacar adelante este importante proyecto. El diseño y la decoración de los arquitectos Marta Urtasun y Pedro Rica.

La historia de este proyecto es larga. Subijana se asoció con la empresa Nozaleda, también propietaria del magnífico Balneario de Panticosa, del que el cocinero era el asesor de sus restaurantes. Comenzaron las obras, pero la crisis de la construcción hizo que Nozaleda abandonara y el sueño quedó en suspenso. Más tarde se unió al proyecto José Ramón Urtasun, propietario de un hotel rural de lujo en Menorca. 'Torralbenç' deslumbró al cocinero y pronto llegaron a un acuerdo. En un año ha finalizado la obra. Akelarre y María Cristina son los dos únicos hoteles con cinco estrellas en Gipuzkoa.

Tras unos días de pruebas, el sábado 1 de julio abre sus puertas y llegarán los primeros clientes. Ya son muchas las reservas que llegan de Estados Unidos, Canadá, Asia, Australia y de Europa. Hay días con el cartel de completo. Gestiona el hotel la empresa Marugal, propiedad del americano-donostiarra Pablo Carington. Dirige el hotel Alejandra Baranda con la ayuda de Oihana Subijana. Cuenta con 20 trabajadores, que se suman a los 30 del restaurante.

Fotos

Vídeos