Un bidegorri conectará en Aiete Jesuitinas con e ascensor de Morlans

Un ciclista con la acera que tendrá bidegorri de fondo. / P. MARTÍNEZ
Un ciclista con la acera que tendrá bidegorri de fondo. / P. MARTÍNEZ

«La obra da respuesta a una demanda histórica de los vecinos», asegura la concejala de Movilidad, Pilar Arana (PNV) El primer tramo de las obras unirá el puente sobre el paseo Pío Baroja y la rotonda del colegio Jesuitinas

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

El barrio de Aiete estrenará, a lo largo del año que viene, un nuevo bidegorri de 850 metros que unirá la rotonda del colegio de las Jesuitinas (entre el paseo de Aiete y el de Oriamendi) y el puente que cruza sobre el paseo Pío Baroja. En este último punto, además, estará ubicado el ascensor para peatones y ciclistas que conectará este barrio con Morlans y, por tanto, con la zona llana de la ciudad. La red para bicis se implantará en el lado derecho de la calzada, en sentido hacia Hospitales.

Se trata de la primera parte de un proyecto más ambicioso, que contempla un futuro segundo tramo de vía ciclista hasta la rotonda del Colegio Alemán (otros 650 metros), que se uniría a la red ya existente que procede de la zona de los Hospitales. Pero tal y como explica la concejala de Movilidad, Pilar Arana, primero saldrá a licitación este primer tramo, previsiblemente en otoño, para que a lo largo de 2018 se pueda ejecutar, con un presupuesto estimado de 350.000 euros. Con las construcción de este bidegorri Arana asegura que «se da respuesta a una demanda histórica de los habitantes de Aiete».

El borrador del proyecto, que fue presentado ayer a los vecinos y que sigue abierto a aportaciones y a posibles modificaciones, plantea un itinerario ciclista «seguro y atractivo para un abanico de usuarios lo más amplio posible», que no afecte al tránsito motorizado y que a su vez no merme e incluso mejore las condiciones peatonales. Aunque la propia edil reconoce que habrá zonas en las que, por falta de espacio, ciclistas y peatones deberán coexistir.

Así, se contemplan tres tipos de bidegorri, en función de las posibilidades. Por una parte, tramos en los que ciclistas y peatones compartirán acera a la misma cota, pero el espacio para bicis se diferenciará del espacio peatonal mediante el cambio de pavimento o señalización horizontal y vertical. Un segundo caso en el que el bidegorri discurrirá en la calzada, con un tramo diferenciado del resto del tráfico mediante marcas y pudiendo estar protegido por pivotes, como sucede en otros tramos de la ciudad.

Y en un tercer caso propone la coexistencia de peatones y ciclistas en el mismo espacio. Esta situación es la que podría generar mayor conflicto entre los usuarios, si bien sólo se plantea en un pequeño tramo, entre la iglesia del Santo Cristo de Aiete y la pista deportiva ubicada metros antes de la entrada lateral del parque de Aiete. En estos lugares se deberá compartir un espacio de 2,67 metros y otro más estrecho aún de 1,74 metros. Tendrán que estar señalizados con las condiciones de uso para el ciclista: adecuar la velocidad a la presencia peatonal, no superar nunca los 10 km/h, y mantener la distancia de 1 metro en caso de rebasar a un peatón.

Obras en dos fases

Las obras del primer tramo de red ciclista irán acompañadas de una campaña de asfaltado, para que la geometría de la actuación no se deba modificar cuando se vayan ejecutando las diferentes fases del proyecto de bidegorri, tratando de aprovechar las posibles oportunidades.

Por su parte, la ejecución de este proyecto se llevará a cabo en dos fases. La primera se iniciará en el puente sobre el paseo Pío Baroja y llegará hasta pasada la Iglesia del Santo Cristo de Aiete. La longitud de este tramo será de 250 metros, y se llevarán a cabo actuaciones como la eliminación de algunos parterres, la mejora de la ubicación del paso de peatones frente al futuro ambulatorio y la semaforización de algunos pasos peatonales.

La segunda fase, por su parte, se iniciará en la iglesia y llegará hasta la rotonda de Jesuitinas. Con una longitud 600 metros, se procedería a ajustar las anchura de los carriles de circulación y a ampliar algunas de las aceras, así como a implantar la señalización necesaria.

Arana tampoco descarta que en un futuro, aprovechando la construcción de este bidegorri, se podría plantear la inclusión de una nueva estación del servicio público de alquiler de bicicleta dBizi en algún punto del barrio de Aiete, si bien reconoció que esta opción todavía no se ha trabajado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos