Agrupaciones feministas realizarán el sábado una visita guiada por puntos críticos

El túnel de la estación del tren, en Herrera, un punto crítico. /
El túnel de la estación del tren, en Herrera, un punto crítico.

Plazandreok y Kulero Moreak convocan a las 11, en la entrada a la estación del metro de Herrera

YOLANDA SÁNCHEZ SAN SEBASTIÁN.

Colectivos feministas e instituciones trabajan desde hace años por mejorar aquellos lugares de la ciudad más inseguros, especialmente, para las mujeres. Plazandreok y la recién creada asociación Kulero Moreak de Altza desarrollarán este sábado, a partir de las 11, un recorrido por distintos espacios peligrosos de las zonas de Herrera, Oleta y Larratxo con el objetivo de prevenir, concienciar y demandar mejoras. Una arquitecta comentará las carencias de cada sitio y planteará posibles soluciones desde el punto de vista urbanístico. La actividad estará abierta a todos los públicos y se iniciará, a las 11, junto a la entrada de la estación del metro de Herrera.

Es una acción de prevención de la violencia contra las mujeres. «No hay que esperar a que pasen las cosas para actuar. Pedimos la colaboración de todos, principalmente, del Ayuntamiento para hacer un barrio más inclusivo y con menos miedo para las mujeres. No se puede eliminar el riesgo, pero sí, disminuirlo», explica Mati Cuesta, miembro de Plazandreok, que publicó hace años el Mapa de la Ciudad Prohibida, con opiniones de las mujeres donostiarras sobre aquellos lugares conflictivos o de difícil acceso.

La visita está respaldada por el Foro Mujeres y Ciudad de San Sebastián y se enmarca dentro del Foro para la Igualdad 2017 de Emakunde. Durante dos horas y media, los participantes comprobarán el estado de una decena de puntos inseguros de Herrera, Oleta y Larratxo, explicados por la arquitecta Edurne Aperribay, miembro del Foro Mujeres y Ciudad. Desde la organización, dicen que se trata de una «pequeña muestra» de los numerosos lugares críticos del barrio. No descartan organizar en un futuro nuevas salidas.

El túnel de acceso a la estación del tren en Herrera será la primera parada del recorrido. En este punto, recomiendan incrementar la intensidad de luz e instalar otro tipo de espejo, ya que el actual no permite visualizar correctamente si se acercan personas desde el otro extremo. El pasadizo de Oleta a Escalerillas o el que comunica Larratxo con el centro comercial Garbera son considerados también pasos conflictivos y con necesidades similares. «Son lugares bastante transitados para coger algún medio de transporte público o para acceder a zonas de ocio como parques o comercios. A ciertas horas da miedo pasar», añade.

Recuerdan que el aparcamiento situado junto a las canchas deportivas de Herrera, cerca de la variante es un punto «muy crítico». Destacan la iluminación insuficiente, el escaso tránsito de personas y la visión reducida provocada por los muros y vegetación alta. Tampoco se olvidan del ascensor que une la calle Bertsolari Txirrita con el paseo de Larratxo, próximo al centro cultural. «Aunque el ascensor dispone de paredes acristaladas que permiten ver el interior, son necesarias otras medidas que mejoren la seguridad de los accesos», expone la representante de Plazandreok.

Se busca mejorar la accesibilidad y urbanización de los entornos. Instan a las instituciones a finalizar cuanto antes el acondicionamiento del área Picabea-Oleta, muy deteriorada por las obras del metro. «Continuamos con bancos sin pintar, aceras levantadas, escasez de espacios para pasear... Es una situación que genera muchas incomodidades a vecinos y visitantes, especialmente a personas con movilidad reducida y que portan sillas de bebés. Llevamos tiempo escuchando que ejecutarán estos trabajos, pero siguen sin hacerse. Hay que cumplir los compromisos», subraya.

El movimiento feminista en Altza se ha reforzado con Kulero Moreak. Compuesta en su mayoría por mujeres jóvenes, promueven eventos que beneficien no sólo a las mujeres, sino también al barrio en general. Han colaborado estrechamente con Plazandreok para organizar la actividad del sábado y esperan seguir haciéndolo. Desde el veterano colectivo feminista abogan por dar más visibilidad a la figura femenina en las calles del barrio. Animan a designar futuras calles y plazas con nombres u oficios de mujeres, ya que apenas un 6% del callejero donostiarra hace referencia a ellas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos