Absuelto el acusado de violar a una menor tutelada en un psiquiátrico de Donostia

Absuelto el acusado de violar a una menor tutelada en un psiquiátrico de Donostia

La Audiencia de Gipuzkoa se basa en las numerosas «contradicciones» en las que incurrió la víctima durante el juicio

EFESan Sebastián

El hombre juzgado el pasado mes de mayo en San Sebastián por violar a una menor tutelada por la Diputación de Gipuzkoa en un centro psiquiátrico donostiarra, donde ambos estaban ingresados, ha sido absuelto tras las numerosas "contradicciones" en las que incurrió la víctima durante el juicio.

En una sentencia, a la que este miércoles ha tenido acceso EFE, la Audiencia de Gipuzkoa, encargada de enjuiciar el caso, señala que además de estas "contradicciones", varios aspectos de la declaración de la joven, que tenía 17 años cuando sucedieron los hechos, no han sido "corroborados por elementos circunstanciales que pudieran confirmarla" e incluso "algunos de ellos resultan desmentidos por otras pruebas practicadas en la causa".

Ya durante la vista oral, celebrada en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, la Fiscalía decidió no acusar a este hombre que mantuvo insistentemente que las relaciones sexuales fueron consentidas. A pesar de ello, el procesado se enfrentó a una petición de 15 años de cárcel por parte de la acusación particular que ejerció la joven, quien en la actualidad ya es mayor de edad.

La defensa, por su parte, solicitó la absolución de su cliente con todos los pronunciamientos favorables, al igual que el abogado de la aseguradora del centro donde se produjo el incidente, al que la víctima -que demandó una compensación de 45.000 euros por las secuelas y el daño moral y físico sufridos- consideraba responsable civil de lo sucedido.

El procesado se enfrentó a una petición de 15 años de cárcel por parte de la acusación particular que ejerció la joven

Según defendió la chica durante el juicio, los hechos sucedieron la noche del 4 de junio de 2013 en su habitación del citado centro, donde ella se encontraba internada por un trastorno de la personalidad, y el hombre, que por aquel entonces tenía 47 años, estaba para ser tratado de su dependencia al alcohol.

La joven sostuvo entonces que fue violada por el acusado y que éste la amenazó con matarla si gritaba o contaba lo sucedido, extremo negado rotundamente por el imputado, quien reconoció la existencia de una relación sexual consentida y sin violencia.

La sentencia señala ahora que las pruebas practicadas en la causa confirman "algunos elementos" de la versión del acusado sin desmentir "ninguno de ellos", mientras que "la sola declaración" de la chica "resulta insuficiente para enervar la presunción de inocencia que ampara" al procesado, ya que el testimonio de la joven ni fue "persistente" ni resultó "avalado" por el resto de las pruebas.

De esta manera, la resolución explica que ninguna persona del centro escuchó "grito alguno" de los que la chica dijo que profirió cuando ocurrieron los hechos, que ésta "no presentaba en su cuerpo señal alguna de violencia", como tampoco lo había en la ropa que vestía, ni en su habitación donde además "tenía un timbre junto a su cama al que no llamó".

El fallo señala que la víctima tampoco presentó afectación psicológica o emocional «congruente con los graves hechos que denunció»

El texto judicial recuerda que la víctima, que "mantenía la capacidad de consentir libremente si mantener o no relaciones sexuales", tampoco presentó afectación psicológica o emocional "congruente con los graves hechos que denunció", y sostuvo que conocía "sólo de vista" al acusado, una manifestación desvirtuada por operarios del centro que ya habían presenciado con anterioridad "algún acercamiento" entre los dos internos por el que incluso se les "llamó la atención".

La chica también negó en la vista haber besado al procesado y dijo que éste no le quitó el sujetador, si bien en su mama derecha se encontraron restos de saliva tanto de ella como del hombre, "lo que demuestra" que sí "hubo besos en la boca", según la sentencia.

La resolución recuerda además que no fue posible realizar un informe sobre la "credibilidad" de la chica debido a sus "capacidades cognitivas limitadas, la alteración emocional de su personalidad y sus previas experiencias sexuales y antecedentes de denuncia de otras agresiones sexuales".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos