Diario Vasco

Ya hay fecha para las obras que cambiarán la calle San Martín de San Sebastián

fotogalería

Imagen de la calle San Martín, a su cruce con la calle Urbieta, donde se acometerá uno de los ensanchamientos de la acera. / SARA SANTOS

  • El concejal socialista Miguel Ángel Díez explica que la obra permitirá alinear la calzada de esta arteria de la ciudad y ampliar el espacio peatonal hasta 3,5 metros

  • Se actuará en los 150 metros comprendidos entre las calles Manterola y Urbieta

. Las aceras de la calle San Martín, comprendidas entre el Buen Pastor y la Audiencia Provincial, sufrirán en unos meses un profundo cambio que permitirá ganar amplitud en algunos de sus tramos y, para regocijo de más de un conductor, igualará la calzada en todos su recorrido. Y es que, ahora mismo, cualquiera que circule por esta vía es testigo de que, si no se es cauto o no se conoce la zona, se puede acabar dando de bruces con la barandilla existente en la esquina con la calle Urbieta. Y, por su parte, para los peatones esta mejora supondrá el alivio de poder caminar tranquilamente sin tener que apartarse cuando se cruzan más de tres personas.

El concejal de Vías Públicas, Miguel Ángel Díez, explica que en aproximadamente dos semanas el Ayuntamiento ratificará el nombre de la empresa a la que se adjudicará el proyecto de reforma de las aceras y, si todo va sobre la marcha, las obras arrancarán este próximo mes de junio. El plazo de ejecución está estimado en tres meses y medio, por lo que para principios de otoño el lavado de cara de esta calle ya debería estar listo. El precio de licitación de la obra está estimado en 413.200 euros.

De esta forma, la acera que ahora cuenta con 1,5 metros de ancho pasará a tener hasta tres metros y medio -la normativa exige que al menos tengan 1,8 metros- en su punto más amplio. Por otra parte, además de la renovación del pavimento, se actuará también en la mejora de las infraestructuras situadas bajo las aceras, como las canalizaciones de agua y las redes de telecomunicaciones así como sobre el mobiliario urbano que será completado o renovado donde sea necesario.

Las aceras, por tanto, ganarán anchura, no así los carriles de circulación que, si bien se mantendrán los tres existentes -uno para el transporte público y dos para vehículos particulares- deberán hipotecar del orden de medio metro cada uno. Algo que, por otro lado, no se prevé que genere ningún problema al tráfico. Al contrario, según destacaron los responsables municipales, el alineamiento de los carriles de circulación contribuirá a que la velocidad de los vehículos disminuya, como ya sucede en el tramo que discurre desde el Buen Pastor hasta el río.

La obra también pretende adecuar los pasos de cebra, con el correspondiente rebaje de las aceras, que en algunos puntos es inexistente. También se aprovechará para mejorar los puntos de luz existentes, las papeleras, la barandilla en la intersección con Easo, así como la señalización.

Obra en dos partes

La actuación planteada en el proyecto de reforma de las aceras de San Martín se realizará sobre los 150 metros de esta arteria de la ciudad comprendidos entre las calles Urbieta y Manterola. Se trabajará exclusivamente sobre las aceras de ambos lados de la vía. La superficie de pavimentos que serán renovados alcanzará, aproximadamente, unos 1.050 metros cuadrados.

La obra se dividirá en dos subtramos. La primera es la comprendida entre las calles Urbieta y Easo. En esta parte se modificará la posición de los bordillos, alineándolos con los existentes en la plaza del Buen Pastor y la calle Loiola y los que se encuentran en la acera de la zona del Juzgado y la calle Manterola. De esta forma, el paso peatonal de los números pares de este tramo pasará a tener una anchura desde la fachada que alcanzará los 3,45 metros, mientras que en el lado de los impares pasará a tener una amplitud que llegará a alcanzar los 3,51 metros.

En este tramo se ha previsto mejorar también la infraestructura del servicio de telecomunicaciones municipales, así como la renovación de las canalizaciones de la red de semáforos, concretamente los ubicados junto a la calle Urbieta, para adaptarlos a la nueva posición que tendrá el paso de peatones. Asimismo, se repondrán las señales que estén dañadas y aquellas que, por motivo de las obras, deban ser desplazadas.

El segundo tramo en el que se ejecutará la obra será el comprendido entre las calles Easo y Manterola y también se alineará con los bordillos antes mencionados. De esta forma la acera de los números pares pasará a tener una anchura desde la fachada que alcanzará los 3,20 metros, mientras que en los impares llegará a los 3,57 metros.

Por su parte, las anchuras de las calles Easo y Manterola, en la zona de los pares de San Martín, también se ampliarán para avanzar los respectivos pasos de peatones, con sus respectivos rebajes de bordillos para adaptarlos a las normas de movilidad universal. La zona de los impares de la calle San Martín no se modificará en ningún caso.

En ambas partes del proyecto se acometerá la mejora de la red de distribución de agua potable y la mejora del alumbrado público. Las farolas existentes se limpiarán y repintarán en un taller y se repondrán en sus posiciones originales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate