Diario Vasco

El Ayuntamiento habilitará dos aparcamientos para residentes durante el año de obras en Egia

Aparcamiento de la calle Sibilia que se reservará para uso exclusivo de los egiatarras.
Aparcamiento de la calle Sibilia que se reservará para uso exclusivo de los egiatarras. / SARA SANTOS
  • El socialista Díez explica en una reunión con los vecinos que los trabajos de renovación de la red de saneamiento del barrio arrancarán el lunes 24 y tendrán ocho fases

Los vecinos de Egia pudieron conocer ayer más detalles sobre las obras de gran envergadura que se avecinan y que provocarán no pocas afecciones a la vida del barrio. La red de saneamiento necesita una intervención urgente y durante un año se acometerán los trabajos de renovación tanto de los colectores como del sistema de drenaje, lo que obligará a eliminar aparcamientos en las calles afectadas.

Para compensar esta pérdida, el Ayuntamiento habilitará dos parkings en superficie para residentes, de manera que el número de plazas disponibles será «incluso mayor» que el actual. El primero de ellos se localizará en la calle Sibilia, donde ya existe uno de 60 plazas que se repintará para restringir su uso. El segundo, de 30 plazas, se construirá en una pequeña parcela verde situada en el paseo Gabriel Aresti, junto a la ikastola Aitor. A los vecinos se les entregará una tarjeta distintiva para que puedan estacionar sus vehículos en cualquiera de estos espacios reservados. Asimismo, se colocarán paneles informativos sobre el desarrollo y plazos de la obra.

Así lo anunció el concejal de Vías Públicas, Miguel Ángel Díez, en la reunión celebrada en la Escuela de Música y Danza de Atotxa. En un encuentro previo, también se comunicó la decisión a los hosteleros y comerciantes de la zona.

Como ya adelantó hace un año DV, la memoria del proyecto refleja que el colector pluvial y fecal situado a catorce metros bajo tierra en la calle Virgen del Carmen y la avenida de Ametzagaña -principales vías afectadas por esta actuación municipal- presenta un «muy mal estado de conservación en amplios tramos, con importantes deterioros».

Los trabajos consistirán en el tendido de sendos colectores unitarios para recoger los vertidos que hoy acomete el colector de forma ovoide que pasa bajo los edificios de estas calles. El de Virgen del Carmen medirá 311 metros y tendrá ramales para recibir los caudales de la calle Baztan y los procedentes de San Francisco, entre otros. El de Ame-tzagaña, de 302 metros de longitud, dispondrá de una conexión final de 40 metros bajo la calle Iruresoro hasta el punto de desagüe final y enlace con la red existente.

En forma de U

De esta manera, se plantea un esquema en forma de U con los dos nuevos colectores principales unidos por el que se construirá en Iruresoro, de 76 metros, al que también se incorporarán los restantes caudales de la parte baja del colector ovoide actual. En total habrá 685 metros de colector unitario-fecal principal y unos 358 metros lineales de ramales y conexiones menores, de los que 61 metros se ejecutarán mediante hinca, técnica que no precisa de zanja descubierta.

Una vez tendidos los nuevos colectores, se procederá a anular y sellar con hormigón autonivelante determinados tramos para que no puedan «sufrir colapsos que afecten a las viviendas y a la urbanización en superficie». La intervención se completará con la reparación de 145 metros de colector ovoide en el callejón de Alkolea y la sustitución de 30 metros en Duque de Mandas por otro modelo de mayor capacidad.

Con el objetivo de minimizar en lo posible las afecciones al barrio, en el cronograma de obra se establecen ocho fases que se abordarán de forma consecutiva. La primera arrancará el lunes 24, aunque la semana anterior ya se instalarán las casetas y se realizarán acopios de material para tenerlo todo preparado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate