Diario Vasco

El edificio de Podavines reportará 1,6 millones de euros al Ayuntamiento

  • Cobrará al promotor 0,3 millones por el ICIO y 1,3 millones por el aprovechamiento lucrativo de cambiar el uso dotacional a residencial

El edificio de Podavines comenzará en las próximas semanas su acondicionamiento para dar lugar a 80 nuevas viviendas en el barrio de Amara. El Ayuntamiento, que rechazó una oferta del Estado para comprarlo por 10 millones de euros, va a sacar jugo a la operación que lleva a cabo el promotor dado que cobrará 300.000 euros por el Impuesto de Construcciones y Obras (ICIO) y 1,3 millones por el aprovechamiento lucrativo de un suelo que pasa de uso dotacional a residencial, según explicó el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos (PSE).

El edificio de Podavines, antigua sede de la Tesorería General de la Seguridad Social, fue subastado en noviembre y el único pujador, la empresa Etxa SA, lo adquirió por 9.959.000 euros. Antes de su enajenación, la Administración Central del Estado se lo ofreció al Ayuntamiento puesto que varios grupos municipales veían con buenos ojos destinar el inmueble a vivienda protegida. El gobierno municipal rechazó la compra porque el precio a pagar era excesivo para hacer pisos de alquiler.

La promotora, que comercializa con éxito los pisos desde hace semanas, no derribará el edificio sino que acometerá una reforma integral de su interior para adecuarlo al nuevo uso. La Junta de Gobierno Local aprobará el próximo martes la licencia de obra mayor para llevar a cabo un acondicionamiento de este inmueble de 9.534 m2 (superficie útil construida de 8.351 m2) y 1.560 m2 bajo rasante.

El edificio, situado entre la calle Podavines y la avenida Carlos I del barrio de Amara, tiene 43 años de antigüedad y su calificación urbanística es de residencial, aunque su uso ha sido de equipamiento. Dispone de planta baja más otras cuatro alturas sobre rasante y cuenta además con tres plantas de sótano. El proyecto convertirá estas superficies en 59 viviendas de tres habitaciones y 21 pisos de dos habitaciones. Además se sacarán a la venta 52 plazas de aparcamiento, ocho trasteros y el edificio dispondrá de 92 plazas para estacionar bicicletas.

Los pisos se están comercializando con unos precios que oscilan entre los 299.000 euros y los 405.000 euros, en función de la superficie útil -entre 64 y 79 m2- y el tamaño de la terraza, que en el caso de las últimas plantas puede superar los 64 m2.

La licencia autoriza a iniciar las obras en un plazo máximo de 6 meses, aunque fuentes municipales explicaron que Etxa S.A. acortará sustancialmente este límite para empezar a ejecutar los trabajos «cuanto antes». Entre las condiciones particulares del permiso se especifica que «antes del inicio de las obras se deberá ingresar a favor del Ayuntamiento la cantidad de 1.332.811 euros en concepto de participación de la Comunidad en las plusvalías generadas por la ordenación urbanística y en concepto de levantamiento de la carga dotacional». Ramos explicó que la operación no necesita de un cambio de planeamiento porque es un solar residencial, pero sí una modificación del uso dado que la parcela estaba destinada hasta ahora a equipamiento y ahora será residencial.

Esta modificación proporciona una «aprovechamiento lucrativo» que, según diferentes coeficientes aplicados, el Ayuntamiento cifra en esta cantidad. Además, la administración municipal ingresará alrededor de 300.000 euros por el ICIO que supone el 5% del presupuesto de obra, que asciende a 5,7 millones de euros. Ramos destacó los beneficios globales que va a reportar esta operación, además de los económicos, dado que «se va a dotar de nuevo uso a un edificio vacío y se va a proporcionar vida a esta zona de Amara, con nuevos residentes, lo que dinamizará también la actividad comercial».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate