Diario Vasco

1962. Hallan un pasadizo oculto en el monte Urgull

Visita a las obras de rehabilitación de 1963.
Visita a las obras de rehabilitación de 1963. / KUTXATEKA
  • Dos tenientes de alcalde y el jefe de bomberos localizan un paso con 26 escalones que conducía al Baluarte del Mirador

Nuestro querido monte Urgull, siempre cercano pero apartado, siempre tan hermoso como ligeramente misterioso, fue motivo de atención hace ahora 55 años. Se vivió en él un hallazgo, cuya primera noticia apareció en breve en la edición de DV del domingo 18-III-1962.

«Estamos de descubrimientos. Ayer tarde una brigada de bomberos ha descubierto una auténtica galería en lo alto del monte Urgull, en el macho cercano al Teatro Príncipe. Después de derribar una pared natural del monte se encontraron con la citada galería, en la cual aparecieron una veintena de escalones magníficamente tallados en piedra».

«Se considera importante el descubrimiento, sin que de momento pueda aventurarse ninguna opinión respecto a su origen y época».

«Pasadizo ignorado»

Pocos días más tarde, el martes 20 de marzo el diario publicó nuevos detalles sobre el hallazgo y dos fotografías en portada. En el texto podía leerse...

«El domingo dimos cuenta del descubrimiento de un pasadizo ignorado en la cima del monte Urgull. Se trata de un pasadizo -un antiguo acceso- que partiendo de un plano interior del llamado 'Baluarte del Mirador', lleva hasta la cima de este lugar, que se encuentra enclavado en el fenomenal macho próximo a la Cruz de los Caídos».

Recuerden que el monumento a los Caídos, con su cruz, se hallaba en aquella desaparecida escalinata que remataba la plaza Zuloaga, en el espacio que actualmente ocupa el nuevo edificio del museo San Telmo.

«El descubrimiento fue posible gracias a la deducción de los tenientes de alcalde señores Ameztoy y Aycart y el subjefe del Cuerpo de Bomberos, señor Lumbreras».

Tres verdaderas 'lumbreras', en el sentido de personas que brillan por su inteligencia, demostraron ser aquellos tres donostiarras capaces de localizar el oculto pasadizo, al parecer empleando sus dotes de deducción.

Anchura superior al metro

«Gaby Ameztoy, que conoce todas las galerías situadas bajo este formidable baluarte -existe el proyecto de remozarlo, de ahí el motivo de su visita a este lugar-, dedujo que era muy probable la existencia de una salida o ventana que diera al muro de piedra que da al Paseo Nuevo».

«Sus investigaciones en compañía de los señores Aycart y Lumbreras dieron como resultado el hallazgo de una pared de argamasa que se diferenciaba del resto de la muralla. Roto este tabique por los bomberos, se descubrió la existencia del citado pasadizo, compuesto por 26 escalones y de una anchura superior al metro».

Imaginamos que el pasadizo volvió a cerrarse durante la rehabilitación de las fortificaciones de Urgull que acometió el Ayuntamiento en 1963, coincidiendo con el centenario del derribo de las antiguas murallas de la ciudad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate