Diario Vasco

El Ayuntamiento investiga si el andamio caído en Miracruz 19 cumplía las normas de seguridad

video

El andamio de Miracruz 19, ya rebajado a la altura de la fachada tras el derrumbe de los pisos superiores de la estructura metálica. / SARA SANTOS

  • El concejal del PSE Gurpegui explica que las obras de demolición del edificio continúan su curso una vez retirada la estructura metálica derribada por el viento

  • La promotora se enfrenta a un posible expediente sancionador por parte de Urbanismo

Fue solo un susto, pero las consecuencias del accidente registrado el sábado en Miracruz 19 pudieron ser graves. El Ayuntamiento investiga las circunstancias que rodearon la caída de parte del andamio instalado alrededor del edificio para determinar las posibles responsabilidades del suceso, más allá del viento que soplaba aquella mañana.

Técnicos del departamento de Urbanismo analizaron ayer el estado de la estructura metálica y tratan de averiguar si la empresa constructora cometió algún error. El hecho de que los pisos de andamiaje que se vinieron abajo coincidieran con una altura en la que ya no hay fachada lleva a mantener abiertas todas las hipótesis.

Las pesquisas municipales tienen por objeto clarificar si el andamio cumplía las normas de seguridad y si, como apuntan algunas teorías, pudieron haber cedido algunos de los elementos que lo sujetaban. En caso de que se demuestre que la promotora cometió fallos o no observó la normativa vigente, el Ayuntamiento se reserva el derecho a iniciar un expediente sancionador.

Así lo anunció el concejal de Espacios Públicos, Alfonso Gurpegui, quien informó de que las obras de desmontaje del inmueble se reanudaron el mismo sábado a las 19 horas, una vez retirados los tubos y tablones derribados por las fuertes rachas y afianzado el resto de la estructura que se mantenía en pie.

El desplome se registró sobre las 14.10 horas y el armazón cayó sobre la calle Miracruz, con la fortuna de que en aquel momento ninguna persona pasaba por la zona. Tampoco fue alcanzado ningún vehículo.

Efectivos del parque de Bomberos de Garbera acudieron al lugar y en un primer momento procedieron a retirar aquellos elementos que aún corrían riesgo de desprenderse y venirse abajo. El suceso obligó a cerrar la calle, una de las principales arterias de salida de la ciudad, hasta las 18.10 horas en que se abrieron dos carriles, y hora y media después el tercero. El tráfico fue desviado por rutas alternativas por el barrio de Gros. También se cortó la calle Gloria.

Siete plantas con 25 viviendas

Las obras de demolición y futura reconstrucción de Miracruz 19 han estado envueltas por la polémica desde sus fases más tempranas. Este edificio, descatalogado del Plan de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (Peppuc), desaparecerá para dejar paso a un moderno bloque de siete plantas con 25 viviendas -todas exteriores- de uno, dos y tres dormitorios con superficies entre 43 y 100 metros cuadrados, además de 27 garajes -en tres plantas bajo rasante-, 17 trasteros y el local comercial de la esquina en chaflán. Si no surgen más imprevistos, el proceso durará veinticuatro meses.

La plataforma SOS Miracruz 19 ha intentado impedir la operación con numerosos recursos ante el Ayuntamiento y los tribunales. Sin embargo, al carecer el edificio de protección, el gobierno municipal estaba obligado a conceder la licencia solicitada por el promotor. El derribo manual de este inmueble de 1888 comenzó a finales de enero con una concentración ciudadana de protesta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate