Diario Vasco

La transformación de Jolastokieta

Fotomontaje del proyecto urbanístico completo previsto en Jolastokieta.
Fotomontaje del proyecto urbanístico completo previsto en Jolastokieta.
  • Ocho bloques de viviendas se sumarán a la torre que está en construcción

  • El socialista Ramos destaca la regeneración de este ámbito, durante años ocupado por un polígono industrial

Ocho nuevos bloques de viviendas, aparcamiento en superficie, paseos, zonas ajardinadas y una mejora considerable de las conexiones con la parte baja del barrio. La regeneración del actual polígono industrial de Jolastokieta, en Altza, en una zona residencial se consolida como uno de los proyectos urbanísticos más importantes de esta legislatura. Así, se dará paso «al nuevo Herrera, que se completará con la ejecución del Mirador de la Vaguada este mismo año y que proporcionará al barrio un aspecto renovado», señaló el delegado de Urbanismo, Enrique Ramos.

No obstante, el desarrollo de Jolastokieta depende actualmente del traslado de la empresa Zardoya Otis al polígono Ezkuzaitzeta (Zubieta), previsto para el próximo año, tal como recoge el convenio firmado entre el Ayuntamiento y la multinacional. Ramos, aseguró que la administración local ya trabaja en la modificación del Plan General que estará elaborada «a final de año» y que permitirá catalogar la parcela como suelo residencial para «poder iniciar el proceso lo antes posible». De hecho, estiman que las obras para la construcción de los tres bloques de viviendas que se ubicarán junto a la torre -que está actualmente en ejecución-, empezarán a lo largo de 2019.

No obstante, el desarrollo no termina ahí. Según ha podido saber DV, otros cinco bloques residenciales completarán la parcela hasta llegar a la parte baja del paseo de Herrera. Tendrán entre 50 y 60 viviendas cada uno, parking privado y estarán dispuestos en una pendiente descendente «progresiva y poco pronunciada», pese a haber una diferencia de cota de 50 metros entre la parte alta y la baja.

De hecho, la edificación incluirá un paseo, apto para peatones y vehículos, que «zigzagueará por los bloques hasta llegar a la parte baja del paseo de Herrera, reduciendo la inclinación al 6%», expuso el edil socialista, en comparación con el actual camino de la Ermita, cuya pendiente es tan pronunciada que «resulta peligrosa».

Mayor permeabilidad

Una de las mejoras que permitirá la modificación del Plan Especial será la edificación de tres bloques junto a la torre en lugar de uno único. Estarán separados veinte metros entre sí y mantendrán el mismo número de pisos previstos. De esta forma, se consiguen separar los usos y «se logra que las 169 viviendas, ya sean libres, tasadas o de VPO tengan unas condiciones óptimas, con todas las estancias exteriores e incluso, que todas las viviendas públicas estén en un mismo edificio».

Esta medida permite eliminar la barrera urbanística hacia los cinco bloques que se desarrollarán en el ámbito colindante, y crea un entorno «más permeable y con mejor comunicación peatonal», apuntó el edil socialista. El departamento tiene en cuenta la ordenanza aprobada recientemente para evitar puntos críticos y, es por ello, que los portales darán a espacios públicos «en grandes porches de seis metros de altura, se evitarán retranqueos y dispondrán de buena iluminación y visibilidad», expuso. Además, se incluirán escaleras mecánicas y un ascensor, y se mejorará el tráfico rodado. La nueva calzada que conectará los bloques, «consigue que el enlace con los viales existentes desde el paseo Bertsolari Txirrita sean mejores y se evite la unión con el paseo de Herrera en una curva cerrada con mala visibilidad».

Pero para que esta fase del desarrollo pueda efectuarse, el primer eslabón de la cadera es el traslado de Zardoya Otis a Zubieta. Mientras tanto, Altza continúa observando el avance de las obras de la torre de ocho alturas y 44 viviendas, que inició su construcción a finales de 2015. Bajo rasante, para aprovechar el desnivel existente por el espacio que dejó la empresa Pescafría, habrá otras seis plantas reservadas a parking, y dos pisos semisoterrados en los que se ubicarán nuevas instalaciones para haurreskola, espacios deportivos y un supermercado que ocupará 1.800 metros cuadrados y que estará gestionado por Eroski.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate