Diario Vasco

Los centros de salud de Aiete y Bretxa «pueden empezar a coger forma este año»

Fotomontaje de la trasera de Pescadería y calle Aldamar.
Fotomontaje de la trasera de Pescadería y calle Aldamar.
  • Goia se muestra cauto con las fechas e indica que ya se han cedido los espacios a Patrimonio del Gobierno Vasco, pero falta «formalizar el traspaso»

Los centros de salud que Osakidetza tiene previsto construir en Aiete y la Bretxa «pueden empezar a coger forma este año», siempre que el calendario estipulado se vaya cumpliendo. El alcalde, Eneko Goia, no quiso pecar de optimista y anunció los plazos con cierto recelo, porque todo dependerá de cómo se vayan sucediendo los pasos previos a poner la maquinaria sobre el terreno.

Si tal escenario saliera según lo previsto, este año comenzarían las obras básicas en el edificio Pescadería de la Bretxa, es decir, la distribución interna de espacios para albergar los distintos usos, las canalizaciones y acometidas eléctricas. Esta fase inicial la asumirá íntegramente el Ayuntamiento, aunque por el momento se desconoce el coste total de la misma, y será en 2018 cuando Osakidetza comience con la intervención para habilitar el ambulatorio propiamente dicho. El presupuesto previsto para esta actuación -responsabilidad del Servicio Vasco de Salud- ascenderá a los tres millones de euros.

Las obras del centro sanitario de Aiete, en cambio, arrancarán este mismo año y su coste será asumido por Osakidetza desde el inicio. En este caso, la inversión será algo menor: 2,2 millones de euros. Es decir, que el Gobierno Vasco costeará los más de cinco millones de euros que ya tiene contemplados en sus Presupuestos de 2017. Goia desveló además que el ejecutivo «procederá en los próximos meses a encargar los proyectos de ejecución».

Condicionantes

El Ayuntamiento ya cedió en julio a la unidad de Patrimonio del Gobierno Vasco la superficie de 2.000 metros cuadrados de Aiete y los 2.185 que ocupará el ambulatorio en el edificio Pescadería de la Bretxa, «aunque todavía queda pendiente formalizar los traspasos», apuntó el regidor jeltzale.

Asimismo, expuso que hay varios condicionantes que marcarán la agenda de Pescadería. Por un lado, la modificación del Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (Peppuc), en cuya revisión y adaptación general trabaja el Ayuntamiento. «Es necesario cambiar el Peppuc para abrir las ventanas laterales de la calle Aldamar, ya que se convertirán en la puerta de acceso al futuro centro de salud», apuntó Goia.

Por otro lado, será necesario tramitar una modificación del Plan Especial para poder actuar sobre el conjunto de la Bretxa: Pescadería y la plaza. Así, este matiz permitirá llevar a cabo la eliminación del 'tupper', -las escaleras mecánicas que ahora alberga ya no serán necesarias-, y convertir este entorno en una gran plaza-mercado abierta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate