Diario Vasco

Calendario del turismo sostenible

Alumnos de Diseño Gráfico del Instituto Usandizaga que han participado en el proyecto.
Alumnos de Diseño Gráfico del Instituto Usandizaga que han participado en el proyecto. / MADDI METAUTEN
  • El centro de recursos medioambientales del parque acoge una exposición al respecto

  • Alumnos de Diseño Gráfico y la Fundación Cristina Enea reflexionan sobre el tema

El auge del turismo en San Sebastián y la transformación de la ciudad ante la llegada de los visitantes es una cuestión que está en boca de muchos donostiarras últimamente. Asimismo, este recién estrenado 2017 ha sido bautizado por Naciones Unidas como el año del turismo sostenible. Por todo ello, los alumnos del Ciclo de Grado Superior de Diseño Gráfico del instituto Usandizaga, por séptimo año consecutivo, han diseñado el calendario de la Fundación Cristina Enea con el objetivo de plantear una reflexión sobre el modelo de turismo.

En ese contexto, el Centro de Recursos Medioambientales de Cristina Enea acoge hasta el día 22 de este mes una exposición en la que se muestran los trabajos que se han generado durante el proceso de desarrollo del proyecto.

Tal como señalan los impulsores de esta iniciativa, «con este calendario proponemos una reflexión a partir de propuestas gráficas sobre cómo ha de ser el modelo de turismo que deseamos para nuestra ciudad». De este modo, según explican, «en las páginas de cada mes se analiza una buena o mala práctica junto con una ilustración que permite interiorizar el mensaje».

Así, se pueden leer reflexiones como «hay que trabajar la ética del visitante para que su comportamiento sea respetuoso y responsable», «al desarrollo del turismo hay que ponerle los límites acordados entre todos», «lo que ofrece la ciudad condiciona el tipo de visitante» y «el turismo sostenible no debería suponer un encarecimiento de los precios», entre otras.

Ecodiseño

Para ser coherentes con esta iniciativa que fomenta la sostenibilidad, se han seguido criterios de 'ecodiseño'. Se ha utilizado papel totalmente reciclado y de gramaje reducido, así como tintas certificadas con la etiqueta Eco-mark, entre otros criterios.

Para desarrollar el trabajo, después de comprender a fondo la problemática, los alumnos de diseño gráfico analizaron cuál sería la mejor manera de reflejar este tema en el calendario. «Tras algunas pruebas llagamos a la conclusión de que el collage de imágenes antiguas podría ser el medio adecuado para aproximarse a la cuestión de turismo sostenible, dado que Donostia tiene una larga historia turística», explica Jon Ander García, profesor que ha coordinado este proyecto en el instituto Usandizaga.

Con todo ello, se pretende que este proyecto sea un punto de partida hacia un debate sobre el modelo turístico que debe tener Donostia. En ese sentido, remarcan que aunque el turismo y la sostenibilidad son términos que aparentemente no tienen mucho en común, están obligados a ir de la mano. «Un turismo más sostenible, es un turismo más equilibrado, razonable e integrador, y atiende las necesidades tanto de los turistas como de la población local, salvaguardando los atractivos de los lugares receptores y fomentando el mantenimiento del sector en el futuro».

Jon Ander García asegura que este «es un tema que nos toca de cerca por el boom turístico que ha tenido Donostia en los últimos años, por lo que parece obligatoria la reflexión en torno al modelo de ciudad y su relación con el turismo». «el éxito turístico no se debe reducir a los datos económicos y de afluencia de personas a la ciudad, sino que también hay que poner en valor el equilibrio medioambiental y social».

Destaca que «el tipo de atractivos de los que dispone un destino turístico, junto con la capacidad de acogida y convivencia, determina la tipología de visitante, e incluso su comportamiento».

Igualmente se remarca que si el modelo es sostenible, «los visitantes disfrutarán de una estancia satisfactoria y generarán beneficios que se distribuirán de manera equitativa, se reducirá el consumo de agua y energía, y se minimizará la contaminación arquitectónica y el impacto paisajístico y ambiental». De este modo, se permitirá «que el sistema perdure en el tiempo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate