Diario Vasco

Martín, un niño Jesús de 15 días

Martín, el protagonista de la representación de hoy, con sus padres, Maite y Fran, y su hermana Lucía.

Martín, el protagonista de la representación de hoy, con sus padres, Maite y Fran, y su hermana Lucía. / JOSÉ USOZ

  • Fue el protagonista del belén viviente que representó ayer Mundo Nuevo en la calle Amara

  • Participaron unas 40 personas, entre personajes y técnicos, en un espectáculo dramatizado de luz y sonido

Se subió a las tablas con 15 días. Martín Méndez Martínez fue ayer el niño Jesús del belén viviente que organizaba Mundo Nuevo en la calle Amara. Comenzó a las 19 horas y duró 35 minutos. Se trataba de un espectáculo dramatizado de luz y sonido, en el que participaron unas 40 personas, entre personajes y técnicos. Los padres de Martín, Fran y Maite, fueron también en su día 'niño Jesús' en la representación de Mundo Nuevo, que lleva 54 años organizándose. Solo habían parado algún año y porque el mal tiempo se lo había impedido.

«Sacaremos a Martín muy abrigado porque estos días está haciendo frío e irá muy bien tapado», explicaba Maite. «Pero bueno, como está en brazos toda la representación, la pasará al calorcito de María».

Los padres de Martín tienen 'tablas'. «Por lo que me ha contado mi madre, yo hice de niño Jesús cuando la obra se representaba en la plaza de la Trinidad», explica Fran. «Dos días antes había que empezar a limpiarla, tal y como estaba entonces, llena de jeringuillas. Entre otros lugares, luego pasó al atrio del Buen Pastor y, finalmente, a la calle Amara».

Fran había hecho además de pastor, soldado y en los últimos años, de rey Baltasar. «Como nadie se quiere pintar la cara, me toca a mí», bromea. Tiene 38 años y ha participado intensamente en las actividades que se organizan en la asociación de tiempo libre Mundo Nuevo, vinculada a la parroquia Santiago Apóstol de la calle Amara de San Sebastián.

«Desde pequeño estás deseando que llegue Navidad, empezando por las actividades previas, como hacer el calendario de Adviento. Esperabas que llegara el día del belén para poder representarlo. En Semana Santa, te apuntabas a la representación de La Pasión y hacías tu papel. Te lo pasabas en grande, tanto ensayando como luego, representándolo».

La vinculación continúa. «Por temas de trabajo muchas veces no puedo salir, pero el año pasado, por ejemplo, en La Pasión hice de uno de los apóstoles». «Ahora lo disfrutamos viéndolo», añadía Maite.

«Nos conocimos aquí»

La pareja se conoció en Mundo Nuevo. «Al final es el grupo de tiempo libre, pero también tu grupo de amigos», explican. «Estás en el barrio y estás con tus amigos», dice Fran. «Haces teatro, te ríes y se crea muy buen ambiente. No dices 'he perdido una hora ensayando', sino 'me lo he pasado en grande'. Es un poco la filosofía de Mundo Nuevo, llevar alegría. No hay más que ver la de gente que viene a ver la representación. Se llena el espacio que hay para verlo».

Se sentía bien en su papel de padre reciente. «Tenemos a nuestra niña Lucía, de dos años y medio. Ahora es volver a empezar. Lucía no para y Martín está quietecito».

A Lucía no le tocó salir de niño Jesús el año en que nació, porque se elige al bebé más joven. «Salió su amiga Nuria, a la que llama 'mi prima'», recuerda su madre. En la representación no faltaron las ovejas y corderos, que llegaron a la calle Amara gracias a la colaboración de un caserío de Oiartzun.

«Se hace con cariño»

Maite Martínez también había hecho numerosos papeles en la representación de Navidad de Mundo Nuevo. «De paje, de los reyes, de pastor. Te hace ilusión que tus hijos participen, porque es algo bonito. Viene muchísima gente a verlo. Es una representación que se hace con cariño y nos gusta que la gente venga a verla. Se hacen pocas cosas de Navidad en la ciudad».

Martín no se queja. «Es un 'bendito'. Come y duerme y es muy fácil de llevar. Su hermana Lucía está encantada y nos hace las cosas muy fáciles».

«Los intérpretes van desde los 12 a los 70 y pico años, sin contar el niño, en este caso de pocos días». explica Mari Pepa Martínez Apezteguía, coordinadora de Mundo Nuevo. «Participaron unas 40 personas, incluidas los que se ocupan de la parte técnica para la iluminación, el sonido, el vestuario y maquillaje». Están satisfechos con la respuesta. «Mas de 200 personas han llegado a venir a vernos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate