Diario Vasco

El PIN que se adapta

Kursaal. El PIN dedicó sus espacios durante un día de las vacaciones a niños con transtorno intelectual.
Kursaal. El PIN dedicó sus espacios durante un día de las vacaciones a niños con transtorno intelectual.
  • El Parque Infantil abrió en exclusiva sus puertas a personas con discapacidad

  • Los recintos de Irun y Zarautz también se han sumado a esta iniciativa

Los más pequeños encuentran en los periodos navideños una alternativa lúdica y divertida que siempre gusta y atrae en marea. Estamos hablando del PIN, el Parque Infantil de Navidad. Sin embargo, hay niños que no pueden disfrutarlo porque ese espacio se convierte para ellos en un entorno en el que no disfrutan, que no entienden y del que quieren salir. El alboroto que se forma con toda la gente, la música, la algarabía de los pequeños correteando, las largas colas de espera convierten el espacio en un lugar 'difícil' para ellos. Con el objetivo de que los niños con discapacidad puedan disfrutarlo, algunos PIN abren sus puertas a las personas con discapacidad y sus familias de manera exclusiva.

Ese día, hay menos gente, por lo tanto, las colas son mínimas, se elimina la música y los sonidos de las atracciones de tal manera que los niños con autismo se encuentren más cómodos, además los aitas pueden acompañarles en las atracciones, ya que muchos de ellos no quieren montar solos. Para las familias es muy gratificante pues observan cómo sus hijos disfrutan de un día maravilloso, se sienten tranquilos al encontrarse en un entorno comprensivo. «Si su hijo no se quiere bajar de la atracción cuando le toca, puede gestionar ese momento con tranquilidad, sin sentirse observado ni juzgado, ya que el resto de familias presentes entienden la situación. Las familias comentan que esta alternativa que les ofrece el PIN es un auténtico lujo», explica un padre agradecido.

Pero para que esta realidad sea hoy posible, debemos retrotraernos 10 años cuando Maite Piñeiro, directora de Lankor, organizadora del PIN del Kursaal, vio a un niño con autismo en el PIN. Tras una conversación con su madre, vieron desde la organización que ese pequeño podría disfrutar del parque si éste se adaptara a las condiciones. Desde ese momento, el PIN del Kursaal abre sus puertas de manera gratuita y exclusivamente para niños con algún tipo de discapacidad y sus familias durante la mañana del 31 de diciembre. Este año volvieron a realizarlo con enorme éxito: una participación de 325 personas.

A esta iniciativa se ha sumado desde hace 5 años el PIN de Ficoba, que también abre sus puertas de manera exclusiva para niños con discapacidad y sus familiares durante una mañana de las vacaciones de Navidad. En esta ocasión se llevó a cabo el 30 de diciembre, con una afluencia de 325 personas. Desde hace 3 años, también el PIN organizado por el Ayuntamiento de Zarautz en el Polideportivo de la localidad, se abre durante una tarde a este colectivo. El pasado 26 de diciembre, 70 personas disfrutaron de las numerosas opciones que ofrecen estos parques.

Desde la Asociación Guipuzcoana de Autismo (Gautena), contactan con los organizadores coordinando las fechas para poder divulgar toda la información entre todas las entidades del ámbito de la discapacidad como Atzegi, Aspace, Fundación Uliazpi, Aurreratu, Zarautz Agokituz, Pausoka, Chrysade... entre otras otras. Pero el mérito lo tienen las empresas organizadoras que son las que asumen los costes económicos de estas jornadas, especialmente a Lankor, organizadora del Pin del Kursaal, por generar esta iniciativa hace 10 años y mantenerla durante todo este tiempo, y a Ficoba y el Ayuntamiento de Zarautz por sumarse a la misma causa», comentan agradecidos desde Gautena.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate