Diario Vasco

La vaguada de Herrera será un mirador escalonado con 21 plazas de parking

La propuesta incluye una zona de juegos infantiles y fitness para adultos, área de esparcimiento y zona de estacionamiento de vehículos.
La propuesta incluye una zona de juegos infantiles y fitness para adultos, área de esparcimiento y zona de estacionamiento de vehículos.
  • Por ahora no hay ninguna partida destinada a esta obra, pero Goia asegura que «se considerará hacer una modificación presupuestaria» para su ejecución en 2017

Los vecinos de Herrera y Altza llevan años mirando de reojo la vaguada que separa el paseo de Herrera y la travesía de la antigua N-1, una zona que consideran desaprovechada y que podría paliar parte de las principales deficiencias del barrio. En las últimas semanas, se han dado pasos hacia un futuro más concreto de la parcela, incluso el Ayuntamiento no descarta tomar las medidas pertinentes para su ejecución el próximo año, pero los interrogantes hacen que el horizonte se observe aún en la lejanía.

Durante años, este terreno estuvo repleto de arbustos y matorrales, hasta que en 2012, con el inicio de las obras del Metro de Altza, los operarios de Euskal Trenbide Sarea (ETS) lo utilizaron como espacio de almacenamiento. Ya entonces se puso la miel en los labios de los vecinos con el anuncio de que una vez culminada la ejecución de la nueva estación, este terreno se destinaría a plazas de aparcamiento, zonas verdes e incluso se mencionó la colocación de huertas urbanas, que posteriormente fue desechada por los propios vecinos de Altza. Ahora, con la intervención del Metro ya concluida, la parcela que durante cuatro años ha estado repleta de camiones y escombro, se muestra allanada y lista para sumergirse en una nueva transformación.

Hace dos semanas los departamentos de Urbanismo, Obras y Proyectos, y Movilidad se reunieron con las asociaciones vecinales para hacerles partícipes de la propuesta que había sobre la mesa y «la impresión general fue muy positiva», aseguró el alcalde, Eneko Goia, quien reconoce que se trata de una superficie que «una vez urbanizada contribuirá considerablemente a mejorar las necesidades de los vecinos».

El proyecto presentado se centra fundamentalmente en las dos cuestiones más demandadas desde hace años: plazas de parking y zona verde. Teniendo en cuenta los problemas diarios a los que se enfrentan los resientes que carecen de garaje privado y que se ven en la obligación de aparcar sobre las aceras o en callejones cercanos, la propuesta arranca reservando al estacionamiento de vehículos la superficie más cercana al paseo de Herrera. En total albergará 21 plazas que acabará en un fondo de saco, permitiendo el acceso desde un único punto.

Una ventana a la bahía

El documento incluye la plantación de más de una docena de cipreses en línea, bordeando el parking, que servirán para separarlo de la zona verde y de esparcimiento. Los espacios amplios y libres de edificios brillan por su ausencia en el barrio, por lo que la apuesta por dotar de un espacio público de estas características es incuestionable.

Tras la línea de árboles nace el graderío que, de forma escalonada, combina césped transitable, zona ajardinada no transitable y bancos corridos de hormigón similares a los dispuestos en otras plazas de reciente construcción en la ciudad. Varios caminos y unas escaleras dispuestas en uno de los laterales permitirán a los peatones acceder a las gradas y a la plaza que se ubicará, según la propuesta, en la parte inferior del terreno.

Es en esa zona más alejada de la calzada donde habrá una gran plaza central con pavimento de hormigón «in situ- modular» que dotará al entorno de amplitud. En uno de los laterales, se reservarán unos metros a juegos infantiles para niños de entre cuatro y diez años, así como maquinas de ejercicio para mayores. Al igual que se ha llevado a cabo en otros parques de la ciudad, el pavimento será de caucho de color gris, para la garantizar, en la medida de lo posible, la seguridad de quienes hagan uso del equipamiento.

En la parte frontal, con forma triangular, se instalará una plataforma de madera sobreelevada, similar a la del Náutico, que podría ser utilizada como escenario o para actuaciones en fechas especiales como las fiestas del barrio o la Tamborrada. El otro extremo al parque infantil se colocará un mirador, diferenciado en altura de cota y con un perímetro que lo convertirá en una ventana a la bahía de Pasaia.

El proyecto de Presupuestos de 2017 no contempla ninguna partida concreta para poder ejecutar el proyecto del Mirador de Herrera. No obstante, Goia anunció que si se llegara a concretar el diseño, «no descartaríamos realizar una modificación presupuestaria para poder llevarlo a cabo a lo largo de 2017. Se trata de una actuación que vemos factible», afirmó el regidor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate