Diario Vasco

Comerciantes, asociaciones vecinales y colegios apoyan el derribo del viaducto de Iztueta

La eliminación del viaducto de Iztueta generaría un vial que pasaría bajo la trinchera ferroviaria.
La eliminación del viaducto de Iztueta generaría un vial que pasaría bajo la trinchera ferroviaria.
  • La concejala del PSE Agirrezabalaga destaca la unanimidad alcanzada entre los trabajadores del entorno a favor de que se elimine esta estructura

El derribo del viaducto de Iztueta es la opción preferida por los comerciantes, centros educativos, colegios profesionales y asociaciones vecinales como Egia Bizirik consultados por el Ayuntamiento. El apoyo unánime a la demolición de esta barrera física y visual que aleja Egia de Gros y el Centro incluye a los trabajadores del cercano polideportivo Zuhaizti y de los Juzgados de plaza Teresa de Calcuta.

La concejala de Participación Ciudadana, Duñike Agirrezabalaga, se reunió ayer con setenta vecinos del entorno, principales afectados por los problemas de ruidos, suciedad y conflictividad denunciados. Y su respuesta fue igual de contundente que la recibida por la delegada del PSE el lunes, cuando convocó a representantes de las entidades y colectivos interesados.

La solución que más gusta en el barrio consiste en rebajar la cota de la carretera, de modo que los vehículos circulen por debajo de las vías del tren. El nuevo vial tendría solo diez metros de anchura para tres carriles de circulación, lo que liberaría amplios espacios para aceras y zonas verdes, y bajaría lo suficiente de cota como para dejar un gálibo de 4,5 metros bajo las vías del tren, lo que resolvería el problema actual de falta de altura en este punto donde varias furgonetas se han quedado encajadas en el tablero del paso ferroviario.

En la parte más próxima a Egia, en la curva del paseo del Duque de Mandas, se construiría una rotonda para distribuir los tráficos hacia los diferentes barrios. Y habría una pasarela peatonal en paralelo a las vías que conectará ambos lados. La calle Iztueta, cuyos balcones se asoman hoy al viaducto de tres carriles, quedaría tras las obras a una cota superior, por lo que el impacto visual y acústico que sufren estas viviendas sería mínimo una vez concluya la intervención.

Una inversión de 5 millones

La creación de la glorieta obligaría además a modificar el tramo de bidegorri que une Duque de Mandas con el Centro y Gros por la acera más cercana a los Juzgados. Este espacio se reservaría para la rotonda, por lo que el carril bici se desviará por la acera de enfrente y discurrirá junto a la calzada. El coste de la intervención se calcula en 5 millones de euros.

Para pulsar las opiniones de los afectados, el Ayuntamiento colocó en el otro lado de la balanza la posibilidad de conservar el viaducto actual pero rehabilitando su estructura. Esta operación, que apenas cuenta con defensores entre el vecindario, también supondría un desembolso importante, que asciende a 1,5 millones de euros.

En las redes sociales hay un grupo de arquitectos que muestra su disconformidad con el diseño propuesto para eliminar el viaducto y ha iniciado un movimiento en defensa de esta infraestructura. No falta quien propone que los arcos se preserven y adecenten para poner tiendas, como ha visto en otras ciudades europeas.

Las dos opciones han podido ser contempladas hasta esta semana en la exposición instalada al efecto en el hall de entrada del polideportivo de Zuhaizti. También se han buzoneado 2.210 folletos informativos en todos los domicilios en el ámbito delimitado por el paseo de Francia, la calle Miracruz, Zuhaizti y Aldakonea.

Con las conclusiones del proceso participativo en la mano, el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos -también presente en las reuniones-, aspira a aprobar el proyecto el próximo año e iniciar su ejecución en 2018.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate