Diario Vasco

El Plan Elurrak incorpora 45 esparcidores de sal manuales

vídeo

Nuevos esparcidores manuales de sal, junto al resto de vehículos que participan en el Plan Elurrak, ayer en el parque de Garbera. / UNANUE

  • El protocolo municipal de actuación ante nevadas permanecerá activo desde el jueves hasta el 31 de marzo

El Ayuntamiento y los Bomberos de Donostia activarán el jueves el Plan Elurrak que, como cada año por estas fechas, previene ante el riesgo de nevadas o heladas en la ciudad. El protocolo de actuación municipal cuenta en esta campaña 2016/2017 con varias novedades de calado, entre las que destaca la incorporación al servicio de 45 esparcidores de sal manuales.

Estos carros servirán principalmente para mantener limpias las aceras y calles peatonales en caso de nieve, un fenómeno que «aunque no es demasiado habitual en la capital guipuzcoana sí obliga a mantenerse alerta y con todos los efectivos y medios preparados», explicó ayer el concejal de Protección Civil, Martín Ibabe.

El edil del PNV compareció en el parque de Garbera junto al jefe de Bomberos, Imanol Andonegui, Jon Uranga de Protección Civil y Tomi Corral, de FCC, empresa encargada de la limpieza viaria, quienes señalaron que mantener las carreteras abiertas es uno de los objetivos prioritarios del Plan Elurrak.

Los retos a los que se enfrentarán los cuerpos implicados en el protocolo de actuación son garantizar los accesos a los centros hospitalarios, posibilitar la adecuada circulación por los viales principales, posibilitar el acceso rodado y peatonal a centros de salud, centros de día y residencias de mayores, evitar el aislamiento de núcleos de población, reducir al máximo la afectación al transporte público, garantizar la accesibilidad de los servicios de emergencia a todo lugar para la atención de incidentes, informar a la población antes, durante y después del episodio de las medidas tomadas, priorizar la atención de los problemas puntuales que se puedan generar y atender las situaciones de acogida y alojamiento a las personas que pernoctan en la vía pública, de acuerdo al protocolo invernal de Acción Social.

Esta semana, durante la fase inicial, se está procediendo a recargar el silo de fundentes del parque de Garbera, que se encuentra a más de la mitad de su capacidad de 40.000 kilos. También se acumula sal en dependencias municipales de Igara (1.400 kilos), Duque de Mandas (200), Escolta Real (375), Martutene (4.000) y Ategorrieta (500).

En la segunda fase, cuando se recibe la señal de aviso del Gobierno Vasco, se pone en prealerta a los equipos que intervienen en el plan y se realiza un reparto preventivo de sal a centros e instituciones consideradas sensibles (hospitales, colegios...). Asimismo, se podrán establecer contenedores de sal para pequeños acopios vecinales en Landarbaso, Lau Haizeta, Ulia e Igeldo.

Del verde al rojo

En la fase naranja -las anteriores también se conocen como fases verde y amarilla-, se esparcirán fundentes de manera preventiva en los viales de máxima prioridad. Y la fase roja, de emergencia, se activa cuando los problemas por nieve o hielo se generalizan por toda la ciudad y se hacen necesario recursos extraordinarios.

Es entonces cuando se reúne la mesa de crisis, con participación de miembros de Protección Civil y Guardia Municipal y representantes de los departamentos de Movilidad, Vías Públicas y Acción Social, así como responsables de Prensa del Ayuntamiento.

En la fase roja se esparce sal en las carreteras catalogadas como prioritarias, labor a la que contribuyen tres camiones de gran porte, siete barredoras y tres vehículos pick-up, uno de ellos de estreno. La última vez que se puso en marcha el operativo fue en 2014, si bien no se llegó a vivir una situación verdaderamente crítica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate