Diario Vasco

El resultado de la consulta antitaurina será vinculante

El resultado de la consulta antitaurina será vinculante
  • El secretario del Ayuntamiento saca al gobierno municipal de su error sobre las convocatorias de autorización estatal

El resultado de la consulta antitaurina sí será vinculante. Así lo aseguró ayer el secretario del Ayuntamiento durante la celebración del Pleno ordinario de este mes, tras el debate de una moción del PP sobre el asunto. Los populares preguntaban al gobierno municipal por el quórum mínimo que estimaban necesario para tener en cuenta el dictado de las urnas, a lo que tanto Eneko Goia como Ernesto Gasco respondieron que actuarían «con sentido común».

Sin embargo, el secretario tomó la palabra para sacar al ejecutivo de su error. En una nota entregada a todos los grupos políticos, la máxima autoridad jurídica del consistorio advirtió de que «las consultas populares de autorización estatal como la que en este momento se está proponiendo tienen carácter vinculante (salvo norma legal que impida total o parcialmente su realización) por así establecerlo el artículo 80 de la Ley Vasca de Instituciones Locales».

En su escrito, el secretario explicó que este artículo «es uno de los comunicados por la Administración del Estado como infractor de constitucionalidad» e informó de que «en este momento se trabaja en el seno de la Comisión de Gobierno del Estado-Gobierno Vasco para tratar de resolver las problemáticas de constitucionalidad». Según el jefe de los servicios jurídicos municipales, «en febrero se conocerá si finalmente el artículo en cuestión es objeto de recurso de constitucionalidad».

El carácter vinculante del resultado no se recoge, por ejemplo, en el Reglamento de Consultas Ciudadanas aprobado en 2015 por el Pleno y a través del cual se convocó en origen la consulta sobre los usos de Illunbe para el 19 de febrero. La impugnación en los tribunales de la norma local y la suspensión cautelar de la convocatoria -ambas decisiones recurridas-, empujaron a Goia a probar la vía de la anterior Norma Orgánica de Participación Ciudadana, que exige de autorización del Consejo de Ministros y cuyo resultado, como matizó el secretario, sí es vinculante.

El PP pregunta por el coste

La aclaración se produjo en un punto del orden del día en el que el PP se interesaba asimismo por el coste que para las arcas municipales tendrá la celebración de la consulta. «Pedimos al gobierno que presente un desglose detallado de los gastos que habrá que afrontar, porque hasta ahora sabemos que la factura ascenderá a unos 123.000 pero faltan conceptos por incluir», expuso Miren Albistur.

La portavoz popular no concitó apoyos al primer punto de su moción -el del quórum mínimo-, aunque sí para el segundo, en el que se interesaba precisamente por el coste del proceso. La corporación instó por unanimidad al gobierno a facilitar los datos económicos solicitados y el alcalde se comprometió a ello «por convicción» y en un «ejercicio de transparencia».

Lo que no aceptó el regidor jeltzale fue el argumento de que «se construyó para eso» esgrimido por el PP para justificar el mantenimiento de los usos taurinos de Illunbe. «El Ayuntamiento se construyó como casino, Tabakalera como fábrica de cigarrillos, el Palacio de Miramar como residencia veraniega de la realeza... Y ninguno de estos tres edificios sigue utilizándose para lo que fue proyectado».

Gasco, por su parte, ratificó su compromiso con la consulta porque aunque «no es el principal problema de los donostiarras, tiene el apoyo de 9.000 firmas».

Axier Jaka, de EH Bildu, acusó al PP de «ir en contra de la consulta» con su moción y Amaia Martín, de Irabazi, dijo que «es deseable más transparencia en muchos aspectos de la gestión del Ayuntamiento».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate