Diario Vasco

El 'grafitear' se va a acabar

Grafitis realizados por los tres jóvenes en una zona cercana al cementerio de Polloe.
Grafitis realizados por los tres jóvenes en una zona cercana al cementerio de Polloe. / USOZ
  • La Guardia Municipal de Donostia detiene e identifica a los tres grafiteros más activos de la ciudad tras robar 131 espráis de un acto de la Capitalidad 2016

La línea que separa el arte del vandalismo en el mundo grafitero es tan fina como la lluvia de color que sale de los espráis. Buscan lugares visibles, parcialmente vigilados y que entrañen cierto riesgo. «Adrenalina pura», deben pensar. Aunque tan intensa como fugaz. A aquellos que priman la cantidad y sacrifican la estética y la calidad, les es suficiente con dos minutos para 'flopear' (pintar un conjunto de letras gruesas) su firma o 'AKA' (Also Known As). La filosofía es diferente. No quieren expresar. No son dibujos elaborados. Su objetivo es plasmar su presencia y cuantos más muros lleven su firma, mucho mejor.

Pero el morbo que entraña ese riesgo puede derivar en un serio contratiempo si uno se deja llevar por la avaricia de marcar cada pared de la ciudad. Y es, precisamente, lo que les ha sucedido a tres jóvenes en Donostia. Sus firmas, cada vez más presentes en persianas, fachadas y escaparates, alertaron a la Guardia Municipal, que comenzó hace meses una investigación para interceptar a los responsables de las pintadas.

Las pistas fueron cerrando el cerco hasta que J. S. B., de 20 años, G. S. G, de 18, y un tercer acompañante menor de edad optaron por añadir un plus a su práctica habitual. Entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre forzaron una puerta del instituto Zubiri-Manteo, donde la Capitalidad Cultural Europea 2016 iba a desarrollar la actividad Street TarArt, y sustrajeron 131 botes del centro escolar, cuyo coste supera los 400 euros. No contentos con el robo del material, continuaron grafiteando los alrededores de Gros, Egia, Intxaurrondo y el Polígono 27 de Martutene. Las pesquisas llevaron a la Guardia Municipal hasta los jóvenes, a quienes se les interceptaron boquillas de aerosoles que coincidían con la marca de los botes sustraídos.

Si bien el robo se ha atribuido a los tres, es el mayor de ellos el único que ha sido detenido y que ahora se encuentra en libertad con cargos, mientras que a los dos restantes se les citó en comisaría para ponerles en conocimiento del robo que se les atribuye. No obstante, ninguno se librará de responder por la vía penal por la sustracción de la pintura, así como de hacer frente a las multas que correspondan, por vía administrativa, en aplicación de la ordenanza municipal de civismo, según indicaron ayer fuentes municipales.

Una advertencia

El concejal delegado de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Donostia, Martín Ibabe, afirmó que la administración local actuará de manera «ejemplarizante» contra estas tres personas. Advirtió que «esto no es el libre albedrío» y que «se van a perseguir estas prácticas de forma contundente».

Para ello, la Unidad de Control de las Ordenanzas Municipales (UCOM), además de calcular «de manera pormenorizada el costo de los desperfectos causados», está elaborando un censo de todas las pintadas en espacios públicos y privados que se les pueden atribuir y que por el momento «ya superan las cincuenta», confirmó el edil. Ibabe destacó que los tres jóvenes «han destrozado» el espacio público, «provocando enormes costes a los servicios de limpieza municipales».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate