Diario Vasco

Llega la Guardia Municipal del futuro

fotogalería

Fachada principal de la comisaría, en la rotonda de Morlans. / USOZ

  • La nueva comisaría única de Morlans será operativa al 100% en verano, cuando se completen las obras en la galería de tiro y el traslado del personal desde la sede de Easo

  • Centralización de datos, agentes con PDA y renting de vehículos híbridos, apuestas para 2017

La Guardia Municipal se prepara para un 2017 que cambiará para siempre el servicio. El cuerpo entra en la era digital con la apuesta por la centralización de datos y el traslado de todos los departamentos a la comisaría única de Morlans, que se completará en verano una vez hayan concluido las obras en el edificio. Entre las inversiones para el próximo año también destacan la compra de terminales PDA para los agentes y el renting de vehículos híbridos, más eficientes y sostenibles. Llega la Guardia Municipal del futuro.

«Los que conocemos bien la Guardia Municipal no tenemos que retrotraernos muchos años para ver lo que era y lo que es. Todo es mejorable, por supuesto, pero disponer de un edificio centralizado es algo que nunca ha ocurrido en la historia del cuerpo», explica el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martin Ibabe. El edil del PNV incluye en el listado de hitos la galería de tiro en construcción bajo la plaza de Leire. Con un coste de 150.000 euros, tendrá cuatro calles y permitirá a los agentes realizar las prácticas obligatorias sin necesidad de desplazarse hasta Vitoria, como ocurría hasta ahora.

«La galería no es un capricho», subraya Ibabe. «La seguridad es muy importante y estamos plantando los cimientos de la Guardia Municipal del futuro. Nuestros agentes van armados por las calles y necesitan estar entrenados. Y el entrenamiento es fundamental porque luego tienen que responder en situaciones reales».

La reconversión en dependencia policial de la antigua sede de los servicios sociales del barrio requiere de otras instalaciones como los calabozos, ya casi terminados, que han contado con un presupuesto de 310.000 euros. Para impulsar la segunda fase del traslado desde Easo, para 2017 se han previsto partidas que cubran la instalación de los sistemas de seguridad propios (cámaras, control de accesos...), por un monto de 65.000 euros.

En los presupuestos del ejercicio venidero existen varias partidas para modernizar la Guardia Municipal en el capítulo tecnológico. «El cuerpo entra en la era digital», anuncia el delegado jeltzale. Desde mejores equipos, más adecuados a las necesidades de hoy en día, tanto ordenadores como software, hasta la propia central de coordinación de Morlans, que no tiene nada que ver con lo que había en Easo: control de tráficos, pantallas, cámaras, coordinación con la Ertzaintza...

Los vehículos están siendo dotados de mejor tecnología identificativa, tanto de personas como de matrículas, y los planes de Seguridad Ciudadana pasan por equipar a los agentes con terminales PDA con las que tramitar denuncias y demás tareas. «Hoy en día no obedece a la realidad andar con talonarios y con tanto papel. Perdemos un montón de horas de trabajo eficaz. No solamente nosotros, también otros departamentos del Ayuntamiento. Tenerlo todo digitalizado y informatizado nos ahorrará papeleo y seremos más eficaces», argumenta Ibabe, quien cifra en 66.000 euros la cantidad reservada a este fin.

La apuesta por la tecnología incluye también la flota de vehículos. El departamento aplica desde este año una política de renting en la que ahondará en 2017. La partida asciende a 165.000 euros y con este dinero se podrá renovar el parque móvil del cuerpo con modelos híbridos. «El renting nos permite tener una flota más moderna y sobre todo más acorde a los tiempos que corren en cuanto a emisiones contaminantes. La Guardia Municipal debe dar ejemplo también en este aspecto. Es un servicio que está 24 horas al día en las calles y es imagen de ciudad», afirma Ibabe, al tiempo que recuerda que los coches y motos propias «tienen mucho uso, muchas horas circulando y envejecen mal».

La adecuación a las exigencias de la contemporaneidad ha permitido reducir la factura de gastos. La inversión en nuevas infraestructuras y edificios hará que en este primer año de centralización en Morlans el ahorro en mantenimiento sea de unos 13.000 euros.

El cuerpo, integrado en la actualidad por unos 420 agentes y con un presupuesto global de 22,6 millones de euros, verá incrementado su número de efectivos gracias a la incorporación de media docena de agentes. Según advierte Ibabe, hay momentos y eventos puntuales, como el Día de San Sebastián, en los que a la Guardia Municipal le resulta complicado llegar a todo y estos seis nuevos miembros ayudarán a aliviar esa carga de trabajo. En lo que va de 2016, se han realizado 42.846 intervenciones, una media de 133 diarias, ocho más que en 2015.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate