Diario Vasco

Dos camiones autobrazo y autobomba de Bomberos serán sustituidos tras 26 años

  • El Ayuntamiento acometerá el arreglo del desprendimiento de tierras que desde hace años afecta a los accesos al parque de Garbera

El plan de inversiones del Ayuntamiento para 2017 en el parque de Bomberos contempla la renovación de parte de la flota de vehículos y la subsanación de algunos problemas y deficiencias de las instalaciones de Garbera.

La mayor partida será para sustituir dos viejos camiones autobrazo y autobomba con más de 26 años de antigüedad. No están dotados de las condiciones de seguridad necesarias para los bomberos ni disponen de la tecnología actual, según advierte el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martin Ibabe. «Son camiones que tienen una edad y están dando problemas. En algunos casos no tienen ni cinturones de seguridad ni airbags. Llevan más de un cuarto de siglo de servicio, que se dice pronto, y ha llegado el momento de comprar unos nuevos», explica el edil jeltzale, quien cifra en 820.000 el coste del camión autobrazo.

«Este vehículo se utiliza cuando las circunstancias se vuelven realmente adversas. Tener un camión de este tipo en la ciudad supone incrementar por un lado la seguridad de los trabajadores del servicio y por otro la capacidad para responder a situaciones críticas», subraya Ibabe, al tiempo que califica la inversión de «importante por la cuantía, pero necesaria. Son inversiones que no se pueden seguir demorando aunque no tengan tanto lucimiento como otras».

El camión autobomba, por su parte, presenta déficits de seguridad y estabilidad porque «la tecnología de hace 26 años nada tiene que ver con la actual». La cuantía reservada para adquirir uno nuevo asciende a 330.000 euros, lo que suma un total de 1,15 en el capítulo de renovación de la flota.

En cuanto a las obras a acometer en Garbera, la primera y más importante es el vial de acceso, afectado desde hace años por un desprendimiento de tierras que desde entonces continúa sin solución. «No es de recibo tener la entrada en esas condiciones porque el desprendimiento corta un carril y esto perjudica a la operatividad del parque», lamenta. El delegado del PNV anuncia que en 2017 se destinará una partida de 75.000 euros a sujetar la ladera y despejar el camino.

También se prevé aumentar en 20.000 euros la partida de vestuario del capítulo de gasto corriente, hasta los 87.300 euros. Este dinero servirá para cambiar los cascos de protección de los bomberos. «Lamentablemente, el remanente económico no es infinito y no podemos renovar todos a la vez, pero al menos este próximo año compraremos unos 65 nuevos cascos. Es una prioridad», justifica Ibabe.

Las inversiones de los ejercicios anteriores en sistemas geotérmicos permitirán un ahorro de más 6.000 en la factura de gas del parque de Garbera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate