Diario Vasco

El frontón de Arroka será demolido a principios del año que viene

Se convertirá en una zona diáfana con unas escaleras que permitirán acceder a la calle Estella/Lizarra.
Se convertirá en una zona diáfana con unas escaleras que permitirán acceder a la calle Estella/Lizarra. / USOZ
  • La Junta de Gobierno Local aprobará el martes de forma inicial la modificación del proyecto de urbanización que incluye su derribo

El frontón descubierto de la calle Arroka será derribado a principios de 2017. La decisión es irreversible y el próximo martes así lo votará la Junta de Gobierno Local.

Los delegados de los departamentos de Deportes, Martín Ibabe, y Urbanismo, Enrique Ramos, han mantenido esta semana sendas reuniones con la asociación de vecinos de Amara Bai. Pero más allá de la exposición de argumentos favorables y contrarios a la desaparición de este espacio y un intercambio de opiniones entre gobierno y ciudadanía, la intención de demolerlo no ha variado lo más mínimo.

Ramos lo expuso hace dos semanas y se reafirmó ayer al considerar que la preservación de las paredes que llegan a alcanzar los nueve metros de altura no harían sino convertir las futuras escaleras que discurrirán en paralelo al talud actual en un «foco de inseguridad» y en un «punto ciego» para quien transite por ellas. Con el derribo del frontón se crearía un espacio diáfano, que aunque fuera peatonal permitiría además el paso el paso de los vehículos residentes para carga y descarga y garantizaría el acceso de taxis o ambulancias en caso de que fuera necesario.

Con esta justificación sobre la mesa, la Junta de Gobierno Local aprobará el martes con carácter inicial la modificación del Proyecto de Urbanización de San Bartolomé que, entre otras cuestiones, incluye el derribo del frontón descubierto de la calle Arroka. Posteriormente, se iniciará un periodo de veinte días de exposición pública antes de que el gobierno local le de luz verde de forma definitiva y que el delegado de Urbanismo estima que podría ejecutarse a comienzos del próximo año.

División de opiniones

En marzo se presentó la modificación del proyecto de urbanización y tras recibir un informe favorable en abril, se optó por empezar a trabajar en un Plan Especial que diera cobertura jurídica a las consideraciones que se presentaban.

Desde el departamento de Urbanismo, se consideró entonces beneficioso para el conjunto del nuevo entorno que la promotora estudiase la eliminación del frontón y se presentase una propuesta alternativa al muro ya ejecutado en la calle Arroka.

Fue entonces cuando desde la asociación de Amara Bai se inició una campaña para tratar de frenar el derribo de un espacio público en el que aseguran «se desarrollan actividades para el barrio», pero que para el conjunto de vecinos favorables al derribo es un recinto «infrautilizado», dinamizado por «gente que no es del barrio» y que por las noches se convierte en lugar de botellón, con las consiguientes escenas «subidas de tono».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate