Diario Vasco

«Hay coches que llevan 5 años sin moverse»

Uno de los vehículos estacionados en Intxaurrondo desde hace años.
Uno de los vehículos estacionados en Intxaurrondo desde hace años. / R. O.
  • La Guardia Municipal ha abierto expedientes de abandono en tres casos, pero ninguno corresponde con los registrados por la asociación Intxaurdi

  • Vecinos de Intxaurrondo detectan y comunican el abandono de hasta siete vehículos en el barrio

La asociación de vecinos Intxaurdi, de Intxaurrondo Berri -que abarca las zonas Norte y Sur-, tiene varias cuestiones apuntadas en la lista de causas pendientes y que espera que el Ayuntamiento se decida a abordar algún año. Pero su presidente, Roberto Otero, expone en primer lugar aquello en lo que se encuentra ahora mismo inmerso: la presencia de vehículos abandonados desde «muchos» años.

Asegura tener registrados siete autos repartidos por las calles Galicia, Basotxiki, Baratzategi, Zarategi y Beltran Pagola, que llevan «como mínimo» dos años sin moverse. Y la principal queja de los vecinos es que «se está inutilizando espacio para los residentes», por mucho que el estacionamiento en esa zona no sea uno de los principales inconvenientes.

Aquellos que, por la razón que sea, quieren deshacerse de su vehículo, suelen optar por zonas alejadas del centro de la ciudad y sin OTA, como es el caso de Intxaurrondo. Así, Roberto tiene fichados desde un Audi A4 o un Volvo, a un «pequeño» Suzuki, una Chrysler Voyager, un todo terreno, un Seat y «una furgoneta blanca que ya tiene hasta musgo en el limpiaparabrisas», detalla. Además, señala que las pegatinas de la revisión de la ITV se remontan «a 2007 o 2010» y ha podido conocer que alguno lleva «más de cinco años sin moverse».

No será, desde luego, por no haberlo puesto en conocimiento de la Guardia Municipal. «En más de una ocasión les he comunicado la existencia de estos vehículos abandonados, pero ahí siguen», se lamenta este vecino de Intxaurrondo. Es por ello, que han optado por seguir recabando información y a finales de noviembre abrirán la lista a todo el vecindario para que todo aquel que disponga de más datos o sea conocedor de nuevos casos de vehículos abandonados en el barrio vaya completando un listado que posteriormente será entregado en las dependencias municipales para que actúen al respecto.

Una labor de varios meses

Sin embargo, la retirada de un vehículo abandonado de la calzada no es tarea sencilla ni mucho menos improvisada. Al tratarse de una propiedad privada, el Ayuntamiento tiene definido el protocolo que aplica en estos casos y así lo explica la concejala de Movilidad, Pilar Arana.

«Cuando la Guardia Municipal detecta o recibe una denuncia sobre un vehículo aparcado durante mucho tiempo en la calle, abre una ficha de seguimiento a dicho vehículo y desde el departamento de Vías Públicas envían una comunicación a su propietario, en caso de que pueda ser identificado, indicándole que debe retirar el vehículo. Transcurrido un mes, Vías Públicas avisa a la Guardia Municipal para que vuelva a comprobar si el vehículo ha sido retirado o no. Si el vehículo continúa en el lugar, se ordena al servicio de grúa que lo lleve al depósito municipal y se envía una resolución al propietario informándole de que tiene un plazo de dos meses para retirarlo del depósito. Si en este periodo no hace efectiva la retirada del vehículo, recibirá otra comunicación, notificándole que dispone de un mes adicional y que si tampoco pasa a recogerlo, se declara residuo sólido urbano y se achatarra».

En este proceso de tramitación de expedientes de abandono se encuentran actualmente tres vehículos en el barrio de Intxaurrondo. Un Fiat Scudo, un Fiat Doblo y un Renault Megane y los tres estacionados en el paseo de Mons, por lo que ninguno se corresponde con los otros siete casos detectados por la asociación vecinal Intxaurdi.

Asuntos pendientes

Además de los vehículos abandonados ocupando plazas de aparcamiento en el barrio, los vecinos recuerdan al departamento de Movilidad que «teníamos una reunión pendiente para este año de la que no sabemos nada».

Además, según señalan, en septiembre de 2015 mantuvieron una reunión con los responsables de Servicios Urbanos y, si bien reconocen que varios temas se solucionaron, como la incorporación de barandillas en escaleras, barnizado de los bancos o la tala de algunos árboles peligrosos, «queda pendiente barnizar los bancos del paseo de Sagastieder, continuar con las podas en el paseo de Argel, Baratzategi y Buztintxulo o en los árboles que se encuentran entre la entrada principal al Cuartel y las viviendas, ya que según indican residentes de la zona las ramas llegan a pegar contra la fachada».

Otra cuestión a la que apelan, y que ya se trató en la anterior legislatura, es la intervención en los rebajes de las aceras. Asimismo, señalan que varios pasos de cebra están agrietados «con el consiguiente peligro» y las aceras de dos tramos importantes de Baratzategi, donde la Parroquia y la farmacia, «son muy resbaladizos y no se ha hecho nada desde hace años». «Solo esperamos que el Ayuntamiento nos tenga en cuenta», concluye Otero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate