Diario Vasco

La viuda de un empleado pide que se investigue la presencia de amianto en el polideportivo de Altza

Vista del actual polideportivo de Altza
Vista del actual polideportivo de Altza / DV
  • CC 00 reclama un estudio específico ante la sospecha de la presencia de este material en las calderas y pide incluir en vigilancia sanitaria a los trabajadores expuestos

  • Trabajó durante 23 años en mantenimiento y murió de cáncer de pulmón de origen pleural

Hoy se cierra definitivamente el polideportivo de Altza y en unos días estaba previsto iniciar su derribo, con la incógnita de cómo afectará la contaminación por amianto detectada en los terrenos exteriores al proyecto de nuevas instalaciones. Pero las dudas no acaban ahí. La Unidad de Salud Laboral de Osalan ha recibido una solicitud de la viuda de un antiguo trabajador para que se investigue si el cáncer de pulmón que acabó con su vida tuvo que ver con los 23 años en labores de mantenimiento del polideportivo. El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) sospecha de la presencia de este peligroso material en las calderas del recinto deportivo, lo que obligaría a realizar un estudio para verificar la presencia de amianto, adoptar medidas de prevención específicas en el derribo del edificio y a incluir al personal de mantenimiento en el registro de trabajadores expuestos para la realización de una vigilancia sanitaria protocolizada.

El Ayuntamiento y el Gobierno Vasco analizan en las últimas semanas cómo abordar el tratamiento de la contaminación por amianto en los terrenos exteriores del polideportivo, donde se prevé ubicar una piscina al aire libre y un solarium en las futuras instalaciones. Pero hasta la fecha parecía descartada la presencia en el interior del edificio de este peligroso material, utilizado con profusión durante los años 60, 70 y 80 del siglo pasado en la construcción y que se ha demostrado cancerígeno al producir mesotelioma (tumor de pleura) y fibrosis pulmonar.

Juan María Labordeta Bergara falleció en 2013 tras trabajar 23 años (1989-2012) en tareas de mantenimiento del polideportivo de Altza, según explica su viuda, Begoña Amonarriz, y su representante Jesús Uzkudun, colaborador del gabinete de Salud Laboral de CC OO y miembros de la asociación de víctimas del amianto Asviamie, en el escrito que ambos presentaron el pasado 25 de octubre ante la Unidad de Salud Laboral de Osalan.

La denuncia indica que «sospechamos que el amianto sigue estando presente en la zona de calderas y tuberías de calorifugado» del polideportivo, por lo que consideran «necesario un estudio higiénico y un análisis realizado por especialistas». Explican que al trabajador fallecido le diagnosticaron en 2008 «engrosamiento pleural y enfisema pulmonar», en 2011 «un aumento de densidad a nivel de vértice pulmonar derecho con bordes bien delimitados de probable origen pleural», y que murió el 23 de septiembre de 2013 por un «carcinoma pulmonar escamoso con pigmento antracótico y múltiples lesiones nodulares en lingula», lo que «nos genera múltiples sospechas de que la enfermedad fuera derivada de exposición laboral», sobre todo tras detectarse la presencia de la fibra cancerígena en las catas realizadas en el exterior del polideportivo.

Ni la viuda «ni sus antiguos compañeros de trabajo, tienen constancia» de que se haya investigado por ninguna institución «el probable origen laboral de la enfermedad y muerte de Labordeta». Begoña Amonarriz y CC OO solicitan a Osalan que se «realice una investigación sobre la posible presencia y exposición del personal de mantenimiento del polideportivo de Altza para aclarar las dudas sobre el posible origen laboral de la enfermedad y muerte» del trabajador y para incluirle, a él y a sus compañeros, «en el listado de trabajadores probablemente expuestos al amianto, para optar al Plan de Vigilancia Sanitaria post ocupacional».

El escrito indica que «en el supuesto de probarse la presencia de amianto en el polideportivo, correspondería la adopción de medidas de prevención» a la hora de proceder al derribo y desmantelamiento del edificio. Las instalaciones se cerrarán hoy definitivamente y el Ayuntamiento tenía previsto proceder a la demolición en las próximas semanas, una vez extraído todo el material aprovechable para las demás instalaciones de Donostia Kirola.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate