Diario Vasco

Goia asegura que las piscinas exteriores se demorarán pero «no están en peligro»

  • El alcalde ratifica el compromiso del gobierno municipal con el proyecto de nuevo polideportivo, que se dividirá en dos partes

Eneko Goia quiso lanzar ayer un mensaje claro a los deportistas y vecinos de Altza: las piscinas exteriores «no están en peligro» pese a la detección de amianto en dos de las tres parcelas sobre las que se desarrollará el proyecto de nuevo polideportivo.

El alcalde explicó que el proyecto se dividirá en dos partes «independientes», de modo que se pueda iniciar la primera -demolición y reconstrucción del edificio- sin tener que esperar a que se resuelva el problema de la contaminación de los terrenos anexos.

«El Ayuntamiento está decidido a llevar adelante la operación y nuestra apuesta por dotar a Altza de un nuevo polideportivo es clara», manifestó Goia en respuesta al escrito de 1.306 usuarios de las instalaciones que exigen en un escrito (publicado ayer por DV) el mantenimiento del proyecto tal cual. El regidor garantizó que las obras arrancarán «lo antes posible» y subrayó que la división del proyecto «se ha considerado la mejor opción» mientras se determina cómo proceder con el amianto.

Insistió en que «no se ha pensado en cambiar» el diseño de la zona exterior, si bien advirtió de que el proceso «se alargará» por el tratamiento descontaminante. Según recoge la memoria del proyecto aprobado en 2015, aquí se construirá una piscina lúdica de chapoteo y una zona de juegos con chorros de agua, además de un pequeño parque infantil y una extensa zona de césped con algunos árboles. En el nuevo espacio que genere el futuro recinto entre el colegio Arriberri y la casa de cultura se ubicarán las pistas recreativas con porterías y canastas para un uso deportivo informal. Una zona arbolada dará sombra a un espacio exterior con aparatos de gimnasia para el ejercicio de las personas mayores. La cafetería del nuevo polideportivo servirá tanto a esta plaza de nuevo cuño como al amplio solarium de la zona sur (5.000 m2) donde se ubicarán las piscinas exteriores.

Para actuar en las parcelas afectadas por amianto, primero será necesario acordar una solución con el Gobierno Vasco, cuyos técnicos barajan dos opciones: retirar la tierra contaminada siguiendo los protocolos de seguridad o inertizarla y encofrarla para que las partículas tóxicas no pasen al aire. De momento, hoy cierra sus puertas el viejo polideportivo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate