Diario Vasco

Los ciclistas piden un bidegorri en Miracruz

El presidente de Kalapie, Gorka Hoyos, cree que es posible y deseable trazar un carril ciclista por la calle Miracruz.
El presidente de Kalapie, Gorka Hoyos, cree que es posible y deseable trazar un carril ciclista por la calle Miracruz. / USOZ
  • Los usuarios de la bici de la zona Este de la ciudad aspiran a poder dirigirse en línea recta hacia Amara o el Antiguo sin tener que callejear por el barrio de Gros

  • Los ciclistas piden espacio en una calle donde pasa un bus por minuto y 8.400 vehículos al día

Es la última bandera del colectivo txirrindulari de San Sebastián: un bidegorri por la calle Miracruz que llegue hasta Ategorrieta. Los usuarios de la bici de la zona Este de la ciudad reclaman un itinerario recto, que no dé vueltas por Gros, para poder alcanzar sin rodeos el puente Santa Catalina en dirección a Amara, el Centro o el Antiguo. La asociación de ciclistas urbanos Kalapie considera posible y deseable el objetivo, algo que de momento no se plantea el Departamento de Movilidad porque existen otras prioridades para dar alternativas ciclables a zonas sin bidegorris y porque la calle Miracruz tiene aún excesivo tráfico como para plantearse introducir un carril bici.

Llegar al periódico y encontrarse con un par de sirimiris cada día sobre los ciclistas y la calle Miracruz es algo habitual de un tiempo a esta parte. Los ciclistas de Errenteria, Pasaia, Herrera e Intxaurrondo ya tienen un bidegorri que llega hasta Ategorrieta, pero una vez allí el trazado para llegar a la avenida de la Libertad les obliga a dar una vuelta por el barrio de Gros. Los coches tienen un camino directo (en sentido salida de la ciudad) pero a las bicis se les obliga a callejear, cuando es este vehículo el que más tiende a buscar la vía más recta hacia su destino.

¿Cuál es la alternativa a discurrir por Miracruz que hoy tienen los ciclistas para ir desde el puente Santa Catalina hasta Ategorrieta y viceversa? El bidegorri actual obliga a coger el paseo Colón, calle Nueva, la zona peatonal de San Francisco-plaza de Cataluña, girar hacia la avenida de Navarra y utilizar finalmente la Calzada Vieja de Ategorrieta, un último tramo ciclista que discurre de forma conflictiva entre dos centros escolares (Zurriola ikastola y Jesuitas) y con un trazado polémica porque según el sentido va cambiando de una acera a otra.

Es un recorrido (en color blanco, en el gráfico que acompaña este reportaje) que se aleja mucho de la vía recta que piden los ciclistas (en color rojo). ¿Cuáles son las dificultades para introducir un bidegorri por la calle Miracruz que continúe por Jai Alai y avenida Alcalde José Elósegui? El Departamento de Movilidad del Ayuntamiento aporta algunos datos del tráfico que circula por esta arteria urbana (contabilizados a la altura de la plaza de Vasconia): durante el último año (noviembre de 2015-octubre de 2016) la intensidad media diaria de vehículos ha sido de 8.380, lo que supone más de 3 millones coches y autobuses al año. En estos doce últimos meses ha habido 34 días en los que la calle ha registrado una circulación de más de 10.000 vehículos al día. Esta importante vía de salida de la ciudad tiene un carril bus en alguno de sus tramos debido al intenso paso de autobuses urbanos e interurbanos. Según los datos de Movilidad, en las jornadas laborables pasan cada hora por Miracruz 59 autobuses (uno por minuto de media), 44 de Donostibus y 15 de las diferentes líneas de Lurraldebus.

Un carril efectivo de circulación

Con este cuadro de situación, la concejal de Movilidad, Pilar Arana, explica que «no nos planteamos de momento hacer un bidegorri por Miracruz». «Con esta intensidad de tráfico -prosigue- es impensable quitar un carril sin más para dárselo a las bicicletas. Primero habría que reducir el tráfico y por ello solo me lo planteo para cuando el Metro esté en funcionamiento. Entonces será el momento de hacer el bidegorri».

Hay que tener en cuenta que de los tres carriles de circulación actuales de al calle Miracruz, uno está destinado al transporte público y otro, el de la izquierda, es un carril para incorporarse al interior de Gros en Secundino Esnaola-Iparraguirre o Gran Vía, con lo que los coches solo tienen un carril efectivo de salida hacia Ategorrieta. Para Arana «hoy es impensable quitar hoy un carril sin más» para dárselo a las bicicletas. Con la pasante ferroviaria en funcionamiento, y con el desdoblamiento Altza-Galtzaraborda efectuado las estimaciones son que muchos usuarios vendrán y se irán de San Sebastián en el Metro, lo que haría factible plantearse un bidegorri por Miracruz. La concejala explica que antes de este proyecto hay otras prioridades como dar una senda ciclista para zonas que hoy no la tienen como la zona del paseo Zubiaurre y Jai Alai.

El presidente de Kalapie, Carlos Hoyos, defiende que al ciclista «hay que darle una ruta lógica y rápida, el camino más corto» porque si no el bidegorri será inservible. Lo que ocurre hoy es muchos ciclistas van por las aceras de Miracruz y se han producido muchas multas en esta calle por ello. Este colectivo piensa que «la ciudad se han hecho pensando en el coche y ahora ha llegado el momento de reconstruirla pensando en la bici y el peatón».

Hoyos cree que no se puede poner el tráfico como excusa. «Hay que ir dando pasos para arrinconar la circulación en coche por el centro de la ciudad». En su opinión existen diferentes alternativas técnicas para trazar un recorrido ciclista por el eje Miracruz-Ategorrieta. La premisa es que hay que estrechar los carriles de circulación para reducir la velocidad de los vehículos. En el primer tramo (plaza Euskadi-cruce con Gran Vía) la opción sería que hubiera un bidegorri solo sentido bajada (hacia el puente Santa catalina) para las bicis y que los ciclistas circularan por la calzada en sentido salida (en un carril de velocidad máxima de 30 km/h). En el segundo tramo (hasta el cruce con avenida de navarra) habría sitio para colocar un bidegorri de doble sentido porque los actuales carriles de circulación son muy anchos. Y en la avenida Alcalde José Elósegui el estrechamiento de los carriles daría lugar a sendas pistas para bicis en ambos sentidos. «Nuestra alternativa sería muy buena para los vecinos, comerciantes y hosteleros porque se reduciría el tráfico, el ruido y la contaminación. Solo hay que tener voluntad política para hacerla. sabemos que habrá un bidegorri en Miracruz dentro de unos años. La pregunta es ¿por qué no lo adelantamos y lo hacemos ya?».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate