Diario Vasco

Los vecinos de Atotxa Erreka reclaman al Ayuntamiento que complete la urbanización del barrio

Los vecinos advierten de que los reductores de velocidad «han desaparecido en su mayor parte» en Atotxa Erreka.
Los vecinos advierten de que los reductores de velocidad «han desaparecido en su mayor parte» en Atotxa Erreka. / MICHELENA
  • Denuncian en un escrito las carencias que sufren en alumbrado, seguridad, mantenimiento urbano, recogida de basuras, transporte público y otros servicios básicos

Los vecinos de Atotxa Erreka han unido fuerzas para reclamar al Ayuntamiento que cumpla sus obligaciones y complete la urbanización del nuevo barrio, que hoy por hoy adolece de los servicios más básicos. Así lo denuncian los residentes de este ámbito localizado entre Zuatzu y Añorga en un escrito dirigido al consistorio en el que hacen hincapié en las carencias que sufren en infraestructuras como el alumbrado, el mantenimiento, la seguridad o la recogida de residuos.

Los casi treinta firmantes lamentan la situación en que se encuentran «pese a haber afrontado en su día unos cuantiosos gastos para la urbanización del polígono y abonar religiosamente tasas e impuestos». Según detallan, las carencias son tan «importantes» que ya tienen la impresión de que el gobierno municipal no presta «la menor atención» a esta zona de la ciudad. Y ponen como ejemplo el hecho de que se hayan apagado «más del 70% de las farolas y luminarias existentes», algo que califican de «incomprensible».

«Si en su día se colocaron con motivo del proyecto de urbanización, fue porque se entendía indispensable contar con un determinado alumbrado. Suponemos que por motivos meramente económicos se han apagado gran parte de ellas, creando una situación de peligrosidad patente», advierten con preocupación.

Los riesgos se hacen aún más evidentes en las escaleras de subida que desembocan en la rotonda de la parte alta del barrio. Allí no cuentan con luz alguna, lo que convierte este punto en «muy peligroso tanto por el hecho de tener que deambular a oscuras como por favorecer actos delictivos».

La lista de demandas continúa con las basuras. «Es inconcebible que en los tiempos en que vivimos, con lo que está costando alcanzar un suficiente grado de conciencia y educación social para la protección del medio ambiente, nos encontremos en un barrio de nueva creación sin disponer de los preceptivos contenedores que permiten el reciclaje de las diferentes fracciones de residuos».

«Hacen carreras de coches»

La seguridad vial -o la «ausencia» de ella- es otra de las quejas recogidas en el escrito vecinal. «Atotxa Erreka se ha convertido en un lugar en el que los jóvenes se citan para hacer carreras de motos y coches que ponen en peligro a los residentes. Es sorprendente ver cómo se ponen a dar vueltas a la rotonda a máxima velocidad hasta derrapar y hacer trompos». Los reductores de velocidad de las carreteras «han desaparecido en su mayor parte», aunque no solo los vehículos motorizados causan inquietud. «Nos encontramos con jóvenes y niños bajando por la carretera en patinete, con grave riesgo de colisionar con los vehículos que transitan por la misma», señalan.

El mantenimiento urbano es uno de los capítulos que más influye en la imagen que proyecta el barrio. «En jardinería sigue habiendo un cierto abandono que, además del aspecto estético, provoca la invasión de las aceras y zonas de tránsito por maleza y arbustos, lo que dificulta el paso, en especial con carritos de bebé o sillas de ruedas. Incluso en algunas zonas resulta dificultoso el paso con vehículos por este mismo motivo», aseguran.

A este déficit se suma la «práctica inexistencia de arbolado, que en época estival se echa más en falta ante la falta de puntos de sombra. Ni siquiera se cuenta con los árboles que en su día se contemplaban en los planes de urbanización».

Al tratarse de un ámbito de baja densidad de población, los autobuses municipales no llegan hasta allí, para enfado de los vecinos. «Cada vez son más las familias con niños que residen en el barrio y nos encontramos con un absoluto abandono en lo que al transporte público se refiere. Debería tomarse alguna medida, haciendo subir alguna de las líneas que van hasta Añorga Txiki o hasta Errotaburu o Zua-tzu», plantean en su escrito al Ayuntamiento.

Hay otros problemas, como la falta de rótulos identificativos en las calles o la maleza que invade las parcelas sin edificar, «incluidas las de titularidad municipal». «No entendemos las razones por las que se ha decidido desde las instancias municipales desentenderse de esta zona de la ciudad. El argumento de que todavía no está completamente habitada no es de recibo, ya que se abonó una cuantiosa suma para atender a la urbanización impuesta por el Ayuntamiento, se paga el impuesto sobre bienes inmuebles y todas las tasas municipales. El propio consistorio, propietario de varias parcelas, debe tener interés en que el barrio se desarrolle cuanto antes, a lo que no ayuda la escasa atención que se le presta», concluyen.

EH Bildu pregunta al concejal

Las reclamaciones de los vecinos de Atotxa Erreka llegaron a la Comisión de Espacio Público, Obras y Servicios Urbanos a través de una pregunta de EH Bildu, que reprochó al gobierno municipal no haberse reunido con los firmantes del escrito, como estos solicitaban.

La concejala abertzale Olaia Duarte quiso saber si «está previsto dar solución a corto plazo» a los problemas denunciados por los residentes del barrio, a lo que el delegado del ramo respondió que siendo esta una zona «en desarrollo» y en la que viven «pocas personas en un ámbito muy grande», los servicios se irán mejorando con el tiempo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate