Diario Vasco

Se despeja el futuro uso de Illumbe

Proyecto comercial para Illunbe. Edificio de tres plantas que en caso de adjudicarse el proyecto se ubicaría donde estuvieron los cines y los bares.
Proyecto comercial para Illunbe. Edificio de tres plantas que en caso de adjudicarse el proyecto se ubicaría donde estuvieron los cines y los bares.
  • Usos comerciales y hosteleros en el proyecto presentado por la UTE Larrain SL y Loiola Gestión Inmobiliaria, única licitadora en el concurso de venta

  • El proyecto ensanchará la pasarela peatonal de conexión con Anoeta e instalará escaleras mecánicas y un ascensor junto al Miniestadio para salvar la diferencia de cota y mejorar los accesos

La nebulosa que impedía imaginar un futuro mejor para Illunbe se va disipando y ya aparecen los primeros bocetos de un proyecto que conseguirá reactivar miles de metros cuadrados desaprovechados y, prácticamente, abandonados a su suerte durante años.

La UTE formada por Larrain SL -perteneciente al Grupo Moyua- y Loiola Gestión Inmobiliaria -del Grupo Altuna y Uria- fue la única que presentó su propuesta una vez que venció el plazo de licitación el pasado 17 de octubre. Y si el porvenir de Illunbe ya estaba cargado de cierta expectación, el retraso en la apertura del sobre que contenía la propuesta técnica ha contribuido a generar una curiosidad aún mayor. La Mesa de Contratación del Ayuntamiento debía haberse celebrado el jueves de la semana pasada, pero el Pleno sobre el estado de la ciudad obligó a aplazar la fecha hasta ayer.

El contenido de ese primer sobre, según ha podido saber DV, recoge una apuesta que pasa por destinar alrededor del 91% de la superficie total a usos comerciales y de servicios, y el 9% restante a la construcción de un hotel, confirmando así el rumor que lleva rondando desde que se empezara a hablar de la venta del recinto hace ocho años.

El complejo que sacó a venta el Ayuntamiento se encuentra compuesto por dos parcelas diferenciadas. La primera corresponde a los 14.000 metros cuadrados de edificabilidad que pertenecen a un solar tras la plaza de toros y que hace años se utilizó como aparcamiento improvisado. Y la segunda parcela incluida en el concurso se ajusta al espacio en el que se hallaban los antiguos cines y discotecas, y que tiene una edificabilidad de 20.787 metros cuadrados, además otros 19.876 m2 de aparcamiento en el sótano.

En esa apuesta del gobierno municipal por enajenar ambas parcelas de forma conjunta -y no por separado como se tanteó durante el mandato de Bildu al no estar seguros del interés que podría suscitar la adquisición del complejo-, la UTE ha recogido el guante con un planteamiento que tiene un claro objetivo de reactivación de la zona y de sacar rentabilidad a la misma.

Para la parte trasera de la plaza de toros tienen previsto reservar 3.000 metros cuadrados para la construcción de un hotel, lo que permitirá solucionar, al menos parcialmente, la falta de camas en la ciudad durante el verano o ante eventos importantes. Por el momento, se desconocen más datos sobre la firma que podría gestionar la nueva construcción, pero lo que está claro, y así aparece especificado en la propuesta técnica, es que dicho hotel estará acompañado de una superficie comercial de alimentación de la misma dimensión, de cuya marca tampoco se tienen más datos, ya que se intuye que será una vez que se proceda a la adjudicación cuando la UTE empiece a negociar la instalación de compañías concretas, y un parking subterráneo que dará servicio a los clientes de ambos recursos.

Moda y salud

El pliego de condiciones incluía la posibilidad de traspasar la superficie edificatoria de una parcela a otra. De esta forma, de los 14.000 metros cuadrados de la primera, únicamente se utilizarán alrededor de 6.000, incrementando así en unos 8.000 metros cuadrados el volumen edificatorio de la segunda parcela, que corresponde a la superficie de los cines y bares que hace años dieron vida a Illunbe.

Así, en lo que respecta a esa zona, el proyecto incluye un gran edificio de 29.000 metros cuadrados que alcanzará las tres plantas sobre rasante. El traspaso de superficie permitirá aumentar en altura el edificio, reservando la zona superior para una terraza-mirador con vistas hacia el conjunto de la ciudad. Las fachadas acristaladas acogerán una galería comercial con bares y restaurantes, comercios reservados a la moda y complementos, así como una zona de salud y bienestar que podría albergar, incluso, un gimnasio. Además, la UTE se encargará de la explotación durante 75 años del aparcamiento subterráneo ya existente con 338 plazas, aunque el Ayuntamiento se reservará su uso para autobuses los días de eventos especiales, como se viene realizando hasta la fecha.

Se despeja el futuro uso de Illumbe

Además de la propuesta técnica inicial, el solicitante debía presentar un anteproyecto con mejoras en los accesos peatonales con un coste que ronda los 775.000 euros. Dicho boceto, según indicaron fuentes municipales, incluye la ampliación de la pasarela peatonal que discurre sobre la variante, así como la construcción de unas escaleras mecánicas y un ascensor que nacería frente al Miniestadio de Anoeta -donde hoy se encuentran las escaleras de acceso-, y que permitirá salvar la diferencia de cota con mayor comodidad. Además, la empresa adjudicataria deberá hacerse cargo de la construcción de los dos nuevos accesos viarios de conexión de Illunbe con la variante y la Autovía del Urumea -2,9 millones de euros- y una variante que salve la ciudad sanitaria -1,2 millones de euros-.

Una vez conocido el proyecto, los departamentos del Ayuntamiento deberán elaborar dos informes que valoren la propuesta comercial y de accesos peatonales. En caso de que el licitador cumpla las condiciones del concurso, en dos o tres semanas se procedería a la apertura del sobre con la propuesta económica, cuyo precio mínimo parte de los 17 millones de euros. Si las piezas del puzzle siguen encajando, la adjudicación de la venta del complejo de Illunbe podría realizarse a finales de noviembre. No obstante, el inversor deberá depositar un aval de 340.000 euros por si no cumpliera los plazos indicados en los pliegos.

El concejal de Hacienda, Jaime Dominguez-Macaya se mostró prudente porque aunque «a primera vista se plantea una propuesta que puede encajar» y que daría un uso a una zona decadente, «hay que esperar a la valoración técnica».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate