Diario Vasco

Pruebas del radar móvil en La Concha

Enfado por el radar móvil en La Concha
  • La fotografía circuló este jueves por las redes sociales, acompañada de textos de denuncia por haberse captado a agentes de movilidad «escondidos» intentando cazar a vehículos que superaran los límites de velocidad

La fotografía circuló este jueves por las redes sociales, acompañada de textos de denuncia por haberse captado a agentes de movilidad «escondidos» intentando cazar a vehículos que superaran los límites de velocidad. Desde el Ayuntamiento de San Sebastián se apresuraron a aclarar que eran «pruebas» y que no se estaba sancionando.

El anuncio a finales de mayo por parte del Departamento de Movilidad de que se empezaba a utilizar un dispositivo portátil de control de la velocidad en una docena de calles no dejó indiferente a ningún conductor, puesto que los radares fijos están controlados y todo el mundo sabe dónde debe levantar el pie del acelerador. Pero la colocación de una radar con trípode que un día está aquí y otro allí generó una sensación de alerta en toda regla a quienes son conscientes de que en muchos puntos circulan a velocidades muy por encima del límite permitido.

La polvareda que suscitó el anuncio y el supuesto afán recaudatorio de la medida obligó al Ayuntamiento a modular su planes iniciales y a informar, al menos, en la web municipal de la ubicación donde se colocaría el dispositivo cada día. En este sentido las redes sociales también ardían este jueves al no haberse notificado que los agentes iban a estar colocados «escondidos» en el Paseo de La Concha. La calma no llegó hasta que el consistorio aclaró que no se había publicado su presencia en el lugar porque se trataba de unas «pruebas».

Hasta que no se habilitó un espacio en el portal digital del Ayuntamiento no se tramitó ninguna sanción por los excesos de velocidad registrados en las primeras semanas. Llegó el verano, se habilitó esta ventana en la web del Ayuntamiento, pero la necesidad de volcar los agentes de movilidad en la regulación de los tráficos en el centro urbano provocó un parón de hecho en la actividad del radar portátil durante estos últimos meses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate